El colombiano Edwar López abrió la cuenta en La Plata con un remate bajo y Mura y Pellegrini ampliaron en el complemento. De este modo, el equipo de Cocca continúa en zona de descenso.



Estudiantes de La Plata fue práctico e inteligente ante un Rosario Central con pocas y tardías respuestas anímicas y futbolísticas, se impuso por 3-0 en el estadio Único y llegará entonado al clásico de la ciudad ante Gimnasia y Esgrima, que se disputará el sábado.



Fue esta, la de la undécima fecha, una de las mejores tareas que el Pincha completó en la Superliga. Y la realizó en un momento clave, porque no solo le sirvió para cargar pilas con vistas al choque ante el Lobo, sino también para terminar de ahuyentar los fantasmas que comenzaron a diluirse hace ocho días en Santiago del Estero, con el triunfo ante Central Córdoba.

Esos interrogantes, naturalmente de manera involuntaria, se los trasladó a Rosario Central, que continúa sin poder hacer pie en el torneo.

El equipo de Diego Cocca, que sumó su noveno partido sin triunfos y su segunda caída consecutiva, dejó pasar una buena chance de abandonar la zona de descenso, tras la derrota de Aldosivi.

Estudiantes trató de imponer las condiciones desde el inicio. Salió con decisión el León y eso, en parte, sorprendió al equipo rosarino, que tardó unos cuantos minutos en acomodarse.

El trámite fue por lo general parejo, pero el local manejó un poco mejor la pelota que su rival y fue algo más profundo, característica que no mostró el Canalla a lo largo de todo el partido.

Y así llegó la apertura del marcador para el equipo de Gabriel Milito, a los 24 del primer tiempo, en una jugada en la que Central cometió dos errores fundamentales. En primer lugar, le permitió a Gastón Fernández explotar una de sus principales virtudes: la conducción.

Luego, perdió de vista a Edwar López en la continuidad de la acción y el colombiano tuvo tiempo y espacio para colocar junto al palo izquierdo, con clase, la pelota que quedó perdida en el área tras un leve rebote en un compañero.

Estudiantes se marchó al descanso con una merecida ventaja, la que incrementó cuando apenas habían pasado 5 minutos del complemento. Facundo Mura incursionó en campo contrario con pelota dominada, y se encontró con las mismas facilidades que Gata Fernández en la acción del primer gol.

Pero a diferencia de su compañero, Mura eligió la acción individual, porque se perfiló para su pie derecho y sacó un remate que se metió junto al palo derecho de Guido Herrera.

Central esbozó una tímida reacción en el último cuarto de hora, pero se encontró con una tarde inspirada de Mariano Andújar. ¿La más clara del Canalla? Un cabezazo de Brítez que el arquero local tapó en la línea.

Pero, una vez más, Estudiantes marcó territorio, con un contragolpe finalizado con efectividad por Matías Pellegrini, a los 37 minutos. Y allí se terminó la historia.

 

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente