A un día de su cumpleaños, Diego consiguió un histórico 4-0 para el Lobo como visitante frente a la Lepra. Los goles los hicieron Contín, Caire, Tijanovich y Matías García. El Lobo llega entonado al clásico frente a Estudiantes.



Más allá de la calurosa recepción que la gente de Newell’s le preparó a Diego Maradona, las emotivas palabras del Diez y el aliento del público rojinegro hacia el entrenador de Gimnasia, al equipo nada de eso le importó, porque se aprovechó de un desconocido equipo rosarino y se quedó con una soñada victoria por 4-0.



En la víspera de Halloween, la noche que comenzó como un sueño terminó como un cuento de brujas para Newell’s. Hasta un gol olímpico le convirtió en el estadio Marcelo Bielsa el conjunto platense, que sigue en zona de descenso pero que llegará con la confianza renovada al clásico platense del sábado ante Estudiantes, en el Bosque.

Newell’s, sin la solidez que lo caracterizó a lo largo de este torneo, dejó pasar una buena chance de nivelar al menos momentáneamente la línea de Boca y Argentinos Juniors.

En el primer tiempo, ambos equipos parecieron quedar flotando en ese clima especial que se generó en la previa del encuentro, porque les costó mucho generar acciones de riesgo.

Apenas fueron insinuaciones las que se vieron en esa etapa en el Parque de la Independencia. El local lo intentó un poco más, porque tuvo mayor posesión de pelota. Pero el Lobo esperó ordenado y cuando tuvo la ocasión para golpear a su rival, lo hizo.

Es cierto que la fortuna tuvo una gran parte de responsabilidad para que eso suceda, pero tampoco hay que restarle méritos a un Facundo Contín que acostumbra a probar desde larga distancia y que esta noche en Rosario fue fiel a su intuición.

El disparo que efectuó el delantero, al que Maradona recuperó, se desvió en Santiago Gentiletti y descolocó a Alan Aguerre. El 1-0 pareció un premio excesivo para Gimnasia.

Newell’s buscó el empate en la recta final del primer capítulo, pero sus intentos se diluyeron al llegar a los límites del área.

Los primeros diez minutos del complemento fueron soñados para Gimnasia. En ese lapso el Lobo presionó el interruptor en tres ocasiones y apagó las luces del partido.

Contín, figura de la noche, participó del segundo gol, un remate cruzado de Maximiliano Caire ingresando con decisión al área, y del tercero, tras pelear la pelota con Lema, perder el mano a mano con Aguerre y posibilitar el cabezazo a la red, en el rebote, de Horacio Tijanovich.

Matías García le puso la cereza al postre al convertir desde un saque de esquina. La noche era tan negra para Newell’s como clara para el equipo de Maradona.

Gimnasia sumó así tres puntos vitales ante un rival directo en la lucha por la permanencia y llegará entonado al partido con Estudiantes, que también llegará a ese choque con la flecha para arriba, porque este martes venció a Aldosivi.

Newell’s, por su parte, perdió después de seis partidos, pero lo más preocupante, además de esa racha que quedó trunca, es el bajo nivel que mostró esta noche en el Coloso.

 

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente