La estrella de Hollywood fue grabado por paparazzis a la salida de un festejo de Halloween en Los Ángeles. Después del vídeo viral el actor reconoció que había tenido un "desliz".



Ben Affleck volvió a quedar en el ojo de la tormenta tras salir de una fiesta de Halloween borracho. Los paparazzis que lo esperaban en la puerta del evento, en Los Ángeles, lo grabaron totalmente alcoholizado, a tal punto que el actor no podía mantenerse en pie. Para disimular su estado de ebriedad, intentó esconderse de las cámaras con una máscara. Pero no fue suficiente.

Según difundió TMZ, el protagonista de Argo había participado de un evento en el hotel La Peer en West Hollywood. Acompañado por una mujer, el artista no pudo pasar desapercibido.



Horas antes de ser interceptado por los fotógrafos, Ben había celebrado en su cuenta de Instagram que desde hace un año está en recuperación por su adicción al alcohol.

Dos días después de mostrarse alcoholizado en la calle, los paparazzis fueron a buscarlo hasta su casa. Al llegar, el actor se mostró de muy buen ánimo y les admitió que, efectivamente, el sábado había tenido una recaída. "Fue un error, pero no voy a dejar que vuelva a pasar", sostuvo.

Affleck había sido internado en un centro de rehabilitación en agosto del año pasado por su exesposa, la actriz Jennifer Garner. Tras permanecer allí por 40 días, continuó el tratamiento de manera ambulatoria.

"Luchar contra cualquier adicción es una lucha de por vida y difícil. Debido a eso, uno nunca está realmente dentro o fuera del tratamiento. Es un compromiso a tiempo completo. Estoy luchando por mí y por mi familia", sostuvo en una entrevista luego de conocerse su adicción.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente