Los resultados fueron "confirmados por dos laboratorios diferentes con dos métodos distintos" y arrojaron que el virus estaba en las aguas residuales de Milán y Turín meses antes de que se declarara la pandemia.



El nuevo coronavirus ya estaba presente en las aguas residuales de las ciudades de Milán y Turín, norte de Italia, en diciembre de 2019, dos meses antes de que se registrara oficialmente el primer paciente de COVID-19, indicó un estudio del Instituto Superior de Salud (ISS) este viernes.

Según un comunicado del instituto, el estudio examinó 40 muestras de aguas residuales recogidas entre octubre de 2019 y febrero de 2020.

"Los resultados, confirmados por dos laboratorios diferentes, con dos métodos distintos, confirmaron la presencia del ARN", el ácido ribonucleico o información genética del SARS-Cov-2, nombre del nuevo coronavirus, "en las muestras recogidas en Milán y Turín el 18 de diciembre de 2019", detalló.

También se encontraron trazas idénticas en aguas residuales de Bolonia (centro-norte) el 29 de enero de 2020, aunque el primer caso de un paciente con coronavirus en Italia se detectó el 20 de febrero, cerca de Milán.

El ISS también señala que no había rastros del nuevo coronavirus en las muestras recogidas en octubre y noviembre de 2019.

"Esta investigación puede ayudar a entender el inicio de la circulación del virus en Italia y suministra informaciones coherentes con respecto a los análisis llevados a cabo en Francia en muestras de pacientes hospitalizados que dieron positivo en diciembre de 2019", dijo el instituto.

El ISS también cita un estudio español que identificó rastros del nuevo coronavirus en las aguas residuales de Barcelona a mediados de enero, es decir "unos 40 días antes de la identificación del primer caso autóctono" en España.

Post a Comment