La actividad minera se mantiene como uno de los pilares de la economía

Con una recesión que afecta a gran parte de los sectores de la economía, la actividad minera e hidrocarburífera volvió a crecer durante mayo, con una variación interanual del 7,7%. En la comparativa mensual exhibió un pequeño retroceso del 0,2%, pero se mantuvo 1,4% por encima de los niveles de diciembre. Se trata de uno de los pocos sectores, junto con el agro, que mantienen las subas interanuales, producto en gran medida del auge de Vaca Muerta. En lo referido al litio, el gobierno espera que este año haya un salto fuerte en la producción: se esperan 81.000 toneladas, casi el doble que en 2023, cuando fue de 44.000 toneladas, y más de 200.000 toneladas en 2028. 


Entre los sectores que más incidieron en el resultado positivo del Índice de Producción Industrial (IPI) Minero que publicó el Indec, estuvieron el petróleo crudo, con una suba interanual del 8,9%; los servicios de apoyo para la extracción de petróleo crudo y gas natural, con 9,6%; y el gas natural, con 11,9%. En la vereda opuesta se encontraron los minerales metalíferos, con una baja interanual de 6,4%; y los minerales no metalíferos y rocas de aplicación, con un descenso del 3,1%, con especial incidencia de la subcategoría de extracción de piedra caliza y yeso, rubro ligado a la industria de la construcción. 


El sector minero se consolidó durante el último tiempo como uno de los pilares de una economía que padece una fuerte recesión. De hecho, entre diciembre y mayo, según datos del Indec, la explotación de minas y canteras fue la segunda actividad con mayor impacto positivo sobre el PBI, solo detrás del complejo agroexportador, ya recuperado de la sequía del año pasado. 




El litio es uno de los sectores de la minería que más crecería durante los próximos años





Además, se trata de uno de los rubros beneficiados por la sanción del RIGI. Hace un mes, la Cámara Argentina de Empresas Mineras (CAEM), dijo que "la ley es fundamental para que se concreten las inversiones". Y sostuvo que "Argentina tiene en carpeta una serie de grandes proyectos mineros que se encuentran en compás de espera desde hace varios años", fundamentalmente yacimientos de cobre, litio, oro y plata, "que permitirían triplicar las exportaciones minerales nacionales". 


Y agregaron que, "tomando solo los proyectos más avanzados", hacia el 2030 habría inversiones cercanas a los USD25.000 millones. En consonancia, las proyecciones de la balanza comercial del BCRA para los próximos años estimaron que las exportaciones mineras serían de USD6.067 millones para este año y alcanzarían los USD15.605 millones para la próxima década.







 




 


El aumento de la producción de litio




En lo referido al litio en particular, un informe elaborado en mayo por el Ministerio de Economía proyectó que la producción del litio en Argentina pasaría de las 44.000 toneladas de 2023 a las 81.000 toneladas para este año. 


"Si se consideran las ampliaciones previstas en Fénix y Olaroz, la operación a plena capacidad de Caucharí-Olaroz y la posible entrada en operación de los 5 proyectos en construcción (de no mediar las habituales demoras de origen técnico, financiero, de mercado o por falta de licencia social), en el próximo quinquenio la producción nacional podría alcanzar las 200.000 toneladas", detalló el documento. 


A nivel provincial, este aumento en la producción de litio se refleja principalmente en Jujuy, Catamarca y Salta. En el caso de la gobernación jujeña, las exportaciones de este mineral alcanzaron los USD607 millones, un 57% de las exportaciones de esa provincia. Por su parte, para Catamarca los USD198 millones de litio que vendió al exterior representaron el 72%. Por último, Salta exhibió el porcentaje más bajo tanto en monto exportado, USD40 millones, como en porcentaje del total, solo un 4%.

Comentá

Artículo Anterior Artículo Siguiente