En medio de un escándalo, se levantó la sesión en Diputados por la reforma jubilatoria

Aunque el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, había asegurado el quórum, tuvo que levantar la discusión en el recinto. Fue tras serios incidentes y acusaciones cruzadas entre los legisladores


Los disturbios dentro y fuera del Congreso por la iniciativa del Gobierno de impulsar una reforma del sistema de pensiones se agravaron hoy e hicieron que la diputada oficialista Elisa Carrió pidiera levantar la sesión para la que había qórum.

El pleno en la Cámara de Diputados necesitaba contar con la presencia de la mitad más uno (124) del total de legisladores, 257, para obtener el quórum necesario para celebrarse, y cuando la asistencia llegó a esa cifra, aún media hora más tarde de la hora prevista de comienzo, el presidente de la Cámara, el oficialista Emilio Monzó, dio comenzada la sesión ante gritos y reproches de parte de gran parte de diputados.

“Le pido señor presidente que levante esta sesión escandalosa, no se puede sesionar con esta violencia”, solicitó Elisa Carrió. Hubo aplausos y festejos de parte de los diputados opositores que empezaron a corear “¡jubilados, jubilados!”. Así terminó, con final trunco, el tratamiento del proyecto de Reforma Previsional que impulsa Cambiemos.



El pedido de Carrió ya había estado en boca de la diputada Graciela Camaño, del Frente Renovador y de los representantes del kirchnerismo. Para los opositores, la convocatoria a la sesión ya había cumplido el tiempo reglamentario cuando el presidente de la Camara, Emilio Monzó, dijo que se había llegado al quorum con 130 diputados presentes.

Momentos antes, Monzó había sido increpado duramente por distintos diputados kirchneristas y de la izquierda. Mientras Carrió se refería a “la violencia” contra Monzó, los diputados opositores aludían, en cambio, a la represión de Gendarmería ocurrida fuera del Congreso.



“Nadie sabe cómo se consiguió el número de 130 cuando había 128; levantar la sesión fue lo único racional que hizo Cambiemos”, dijo a la prensa Agustín Rossi, titular del bloque Frente para la Victoria. “Por suerte se pudo frenar el proyecto”, agregó.

Levantada la sesión, ahora el oficialismo buscará tener la próxima semana otra oportunidad para tratar el proyecto de Reforma Previsional.

La oposición denunció que para lograr quórum, el oficialismo sentó en la banca el diputado Jorge Enriquez, quien aún no había jurado en la banca en remplazo de la diputada electa Joana Piccetti.

Fuera del Congreso, continuaba Gendarmería lanzando gases contra los manifestantes.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.