Donald Trump canceló la cumbre con Kim Jong-un



El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, canceló la esperada cumbre con el líder norcoreano Kim Jong Un, prevista para el 12 de junio en Singapur, a raíz de la "abierta hostilidad" mostrada por Pyongyang en el proceso.

"Tristemente, ante la tremenda ira y la abierta hostilidad mostradas en su declaración más reciente, siento que es inapropiado, en este momento, tener esta reunión tan largamente planeada", expresó Trump en una carta a Kim, divulgada por la Casa Blanca.

Por ello, añadió el presidente estadounidense, "por el bien de ambas partes pero en detrimento del mundo, (la reunión) no tendrá lugar".

El gesto de Trump representa un espectacular cambio de rumbo en medio de un proceso de aproximación que tenía en vilo a la comunidad internacional ante la posibilidad real de una solución negociada a las tensiones en la península coreana.

De acuerdo con Trump, el mundo en general y Corea del Norte en particular "han perdido una gran oportunidad" de construir una paz duradera. "Esta oportunidad perdida es un momento verdaderamente triste en la historia", apuntó.

El mandatario añadió también una ominosa nota de amenaza a Kim: "Usted habla sobre sus capacidades nucleares, pero las nuestras son tan enormes y poderosas que le pido a Dios que jamás deban usarse".

Sin embargo, el mandatario estadounidense también mencionó haber sentido que "un magnífico diálogo se estaba construyendo entre usted y yo, y en última instancia es solo ese diálogo lo que importa. Espero con ansias conocerlo algún día".

Por su parte, el secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo ante la comisión de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense que la reunión tenía pocas posibilidades de éxito. "No creo que estemos en una posición de creer que podría haber un resultado positivo", dijo el funcionario, explicando que los negociadores estadounidenses no recibieron de la parte norcoreana "ninguna respuesta a nuestras demandas".

Trump y Kim habían acordado reunirse en Singapur para discutir mecanismos para que Corea del Norte interrumpiera sus programas de armas nucleares. En ese proceso de aproximación, Corea del Norte había liberado a tres ciudadanos estadounidenses que estaban detenidos en Pyongyang y anunció también este mismo jueves haber desmantelado una instalación dedicada a su programa de armas nucleares.

"Quiero agradecerle por la liberación de los rehenes que ahora están en casa con sus familias. Ese fue un gesto hermoso y fue muy apreciado", señaló Trump en la carta. También como parte de ese proceso de aproximación, Kim llegó a participar de un histórico encuentro con el presidente Corea del Sur, Moon Jae-in, en la zona desmilitarizada que divide la península.

Sin embargo, en las dos últimas semanas se tornaron evidentes las divergencias sobre las expectativas de los dos países sobre cuál sería el alcance de la negociación. Si bien Washington insistía en la desnuclearización de la península coreana, Pyongyang nunca escondió que deseaba incluir en la agenda la presencia de 30.000 soldados estadounidenses en Corea del Sur, un tema que Estados Unidos se niega a discutir.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.