El canciller Faurie visita al Papa con el objetivo de afianzar la relación



La relación entre el gobierno de Mauricio Macri y el papa Francisco se encuentra estancada o en su mínimo histórico: en el Ejecutivo ven una actividad política del Pontífice hostil y en el despacho papal consideran que el vínculo no tiene retorno, a pesar de los interlocutores que de uno y otro lado han tratado de moderar el conflicto.

Luego del mensaje de la Iglesia al presidente Mauricio Macri, en el que criticó las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y lo instó a mantener una firme posición en contra del aborto, el canciller Jorge Faurie se verá este martes con el papa Francisco en el Vaticano.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña -quien no cuenta con la buena voluntad de Francisco-, salió ayer a decir que la Administración Macri coincidía con el mensaje del arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, durante la homilía del 25 de mayo.

Poli dijo: "El primer deber del Estado es cuidar la vida de sus habitantes, los débiles, los pobres y los marginados". Y agregó: "Francisco nos enseña que la defensa del no nacido debe ser clara, firme y apasionada",

Otras fuentes gubernamentales aseguraron que sintieron "alivio" por el tono "moderado" del texto del cardenal primado. ¿Esperaban que adhiriera al acto en el Obelisco? No lo hizo, claro, pero las palabras sonaron como dardos envenenados en las cercanías del Presidente, más allá de lo que digan en público.

La Santa Sede consideró la semana pasada que los paraísos fiscales y otras herramientas financieras como el endeudamiento público son "gravemente inmorales", "injustos" y “bombas de relojería” que perjudicarán a los más pobres.

El viaje de Faurie es, formalmente, una devolución de gentilezas. Según explicaron fuentes de la Cancillería, además de saludar al Santo Padre, el canciller tiene previsto un encuentro con su par vaticano, el arzobispo británico Paul Richard Gallagher, que ocupa el tercer cargo más importante en la Curia romana.

La reciprocidad es porque el secretario para las Relaciones con los Estados del Vaticano estuvo en el país en noviembre pasado y fue recibido por Macri en la quinta de Olivos.

El canciller llegará a Roma pasado mañana y al día siguiente participará de la misa matutina que dará el Papa en la residencia de Santa Marta. Allí no está previsto un encuentro a solas sino un saludo, aunque si se da será anunciado seguramente como un "avance" en la relación. Así de mal están las cosas.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.