Brasil le ganó a Serbia, se quedó con el Grupo E y será rival de México

Con goles de Paulinho y Thiago Silva, el equipo de Tite derrotó por 2 a 0 a Serbia y se verá las caras con los Aztecas.



Brasil llega al epílogo de la fase de grupos del Mundial con necesidad de puntos, al menos uno para cuadrar caja, y sin el estatus de la selección potente que obtuvo la clasificación a Rusia con varias jornadas de anticipación y mucha distancia sobre el segundo.



De frente se encontrará este miércoles en Moscú con la selección de Serbia, cuyos jugadores dicen que nada tienen que perder ante un rival que se juega el prestigio.

Pero los de Mladen Krstajic saben que pueden ganar mucho si le arrebatan los tres puntos a la Canarinha. Con ese botín estarían asegurados en octavos de final como sorprendentes líderes del Grupo E que completan Suiza y la ya eliminada selección de Costa Rica.

Sería la primera vez que el fútbol serbio llega tan lejos desde que se tornó independiente.

Brasil ha sufrido en las sus dos primeras salidas, y no porque sus rivales hayan sido superiores. Parece insólito pero los jugadores del frente de ataque, habituados todos a marcar goles de todas las facturas, han tenido en Rusia poca precisión frente a la puerta rival.




Tanto que el seleccionador Adenor Bacchi 'Tite' se ha planeado desmontar la fórmula que la prensa bautizó como 'los 4 Fantásticos' debido a las pocas vibraciones que producen Willian y Gabriel Jesús.

Neymar, el referente de la selección, avanza en la procura de su forma ideal tras la operación a la que se sometió en marzo pero ha sido importante para inquietar a sus rivales y como premio a su esfuerzo ya aportó un gol en el último encuentro con Costa Rica.

A falta del mejor Neymar bueno ha sido el constante Philippe Coutinho, el mejor jugador de los encuentros con Suiza (1-1) y Costa Rica (2-0), y goleador del equipo con dos tantos, un o en cada cita.

Que Serbia, con tres puntos de seis posibles llegue a la última jornada del Grupo E con opciones de avanzar como Brasil y Suiza, que suman cuatro en ese orden, habla muy bien del técnico Krstajic y sus pupilos, que no destacan por grandes gestas al ataque pero sí por el equipo rocoso que tienen.

Si doblegar a Serbia exige paciencia, como la que tuvo Suiza para ganarle de remontada con un gol más allá de los 90 minutos, el partido de este miércoles en Moscú puede ser el que despierte de una vez por todas al gigante brasileño.

Tite, que ha dado señales de dar minutos a Firmino, Renato Augusto y hasta Fernandinho, en busca de más rebeldía, posiblemente habrá concluido que con unas vueltas de rosca el de mañana sea el despegue definitivo de 'los 4 Fantásticos'.

A horas de la cita en el estadio Spartak moscovita la situación de Tite y sus jugadores abre una discusión de perspectivas, como la del vaso medio lleno y el medio vacío.


Es cierto que la Canarinha se juega la vida en el último partido, pero también lo es que, aún perdiendo, puede matricularse en la fase de los ocho mejores.

Esto porque si en el partido que en forma simultánea estará jugando Suiza se impone la desahuciada Costa Rica, serbios con seis puntos y brasileños con los mismos cuatro sellarían su visado.

De darse estos resultados inesperados para muchos, Brasil habrá caído en la siguiente fase parado, como siempre caen los ágiles gatos. Los que tienen siete vidas.

En la escuadra serbia, aunque en los despachos, han sido unos días intensos por los ecos del encuentro ante Suiza. Las declaraciones contra el colegiado del propio Krstajic y del presidente de la federación, Slavisa Kokeza, les ha costado a ambos unas multas del Comité de Disciplina de la FIFA y advertencias en caso de que se repitan.

Bajo la denominación actual de Serbia estas selecciones tan solo se enfrentaron una vez, en un amistoso en Sao Paulo el 6 de junio de 2014, con victoria brasileña por 1-0.

Era el último amistoso preparatorio del conjunto que dirigía Luiz Felipe Scolari antes del Mundial de Brasil y tan solo pudo desequilibrar la balanza con un tanto del delantero Fred en el segundo tiempo.

Como Yugoslavia ambas selecciones se han medido otras dieciocho veces, con un balance netamente favorable a la Canarinha, que ganó nueve encuentros, empató siete y tan solo perdió dos, en el Mundial de Uruguay'30 (2-1 en la fase de grupos) y en un amistoso en Belgrado el 3 de junio de 1934. En la Copa del Mundo de Brasil'50 Brasil ganó 2-0, en tanto que en Suiza'54 y en Alemania'74 igualaron a uno y a cero.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.