Argentina luchó hasta el final pero cayó ante Francia 4-3 y quedó eliminada del Mundial

Mbappé fue imparable para los de Sampaoli, que sufieron tres goles en un segundo tiempo para el olvido. Hubo golazos de Di María y Pavard, un penal Griezmann, Mercado de carambola, y Agüero en el último minuto.

RUSIA 2018 - OCTAVOS DE FINAL

Francia

4-3


Argentina

Gol de penal para Francia: 12' 1T Antoine Griezmann.Gol de Argentina: 40' 1T Angel Di María.Gol de Argentina: 2' 2T Gabriel Mercado.Gol de Francia: 11' 2T Benjamin Pavard.Gol de Francia: 18' 2T Kylian Mbappé.Gol de Francia: 22' 2T Kylian Mbappé.Gol de Argentina: 47' 2T Sergio Agüero.


Francia puso fin hoy en Kazán a la ilusión de Lionel Messi y la Argentina en el Mundial de fútbol de Rusia 2018 al ganar 4-3 en un vibrante duelo de octavos de final en el que destacó la figura de Kylian Mbappé con un doblete.

El conjunto galo se impuso con goles de Antoine Griezmann, a los 13 minutos de penal; Benjamin Pavard a los 57' y Mbappé, a los 64' y 68'. En tanto, Ángel Di María, Gabriel Mercado y Sergio Agüero anotaron para la "Albiceleste" a los 41', 48' y 93'.


Francia se medirá en cuartos de final con el ganador del choque que disputan más tarde Portugal y Uruguay.

Desdibujado en el nuevo sistema que implementó hoy Jorge Sampaoli y casi sin patear al arco, Messi se despidió del que podría ser su último Mundial y su sueño de levantar la Copa del Mundo podría quedar archivado para siempre, junto con el de toda una generación que hizo brillar a la selección sudamericana.

La Argentina subcampeona en Brasil 2014 se había salvado de una humillante eliminación en primera ronda pero no pudo escapar de la derrota en la siguiente fecha, muy lejos del tricampeonato.

Messi luchó como pudo hasta el final y fue su amigo y socio Agüero el que abrió la esperanza de un empate para buscar una prórroga pero no alcanzó.


El equipo dirigido por el campeón mundial en 1998 Didier Deschamps supo buscar el partido a fuerza de velocidad y los espacios que le dejó la selección albiceleste para golpear de contraataque, aprovechando las falencias en el mediocampo y la defensa.

La selección argentina, en tanto, lució falta de profundidad, con un sistema con Messi como falso 9 que lo alejó del área rival y mantuvo a Cristian Pavón y Di María demasiado abiertos. Sin opciones más que el golazo de Di María y el mágico rebote de Mercado, el equipo de Sampaoli no pudo contra el joven conjunto galo.

Griezmann estuvo cerca de abrir el marcador a los 8 minutos de tiro libre, luego de una falta de Javier Mascherano que llegó tarde a la marca, pero el balón rebotó en el travesaño de Franco Armani.

Apenas dos minutos más tarde, Mbappé aprovechó un error argentino en el mediocampo y arremetió en una veloz jugada de contraataque que Marcos Rojo frenó violentamente en el área y el juez iraní Alireza Faghani cobró penal. Griezmann pateó suave al centro, pero Armani se tiró a la izquierda y Francia marcó el 1-0.

Otra veloz carrera de Mbappé que tomó desprevenida a la defensa albiceleste casi se convertía en el segundo tanto francés, si Tagliafico no lo frenaba apenas fuera del área. Y Argentina volvió a salvarse con el tiro libre de Pogba desviado.

Las fallas en el mediocampo y la defensa argentina dieron vía libre a un equipo joven y veloz, el juego que más le convenía a Francia al encontrar los espacios para jugar de contraataque.

El plan de Sampaoli de poner a Messi como falso 9 dejó aislado al capitán. Pavón y Di María jugaron muy abiertos y no encontraban el pase a Messi, que quedaba retrasado, y el área francesa lucía casi siempre desierta. Sólo pudo arriesgar cuando entró por las bandas, pero allí faltó definición ante una cerrada defensa gala que repelió cualquier intento.

Pero cuando no se esperaba y Banega y Tagliafico arrastraban la marca por la izquierda, Di María recibió un centro y con un potente zurdazo desde afuera del área consiguió el empate, en uno de los mejores goles de Rusia 2018. "Así de grandes los tengo", celebró el jugador del París Saint Germain en respuesta a las críticas que recibe por su juego.

El empate descolocó al equipo de Didier Deschamps, que se fue al descanso desorganizado y sin mayores opciones que la velocidad y el arranque de Mbappé.

Al regreso, la "Albiceleste" logró ponerse en ventaja a los 48' cuando Mercado desvió al arco galo un remate de Messi.

Pero duró poco y el partido se desequilibró totalmente a favor de los franceses. Argentina se salvó primero cuando el recién ingresado defensor Federico Fazio intentó sacar el balón pero lo envió hacia el arco de Armani y Griezmann apenas con la punta la mandó afuera.

Pero luego no hubo opción ante un desborde de Hernández y un golazo de Benjamin Pavard a los 57'.

Y un doblete de Mbappé, que primero tomó un rebote y remató cruzado a los 64'.

Y luego, en otra veloz jugada de contra imparable para los argentinos selló el 4-2.




Los de Sampaoli arremetieron como pudieron, pese a dejar descubiertos peligrosos espacios, y buscaron el empate hasta último momento. El agónico gol de Agüero a los 93' y una última jugada que se fue desviada lo intentaron, pero sin éxito.

Sin palabras, con lágrimas y desazón, los argentinos se quedaron en el centro del campo a llorar su eliminación mientras un estadio colmado en su mayoría por hinchas albicelestes se ponía de pie para aplaudirlos y ovacionarlos. "Argentina es un sentimiento, no puedo parar", les cantaron sin cesar.

Messi, que hace pocas semanas había admitido que "Griezmann es uno de los mejores", le tocó hoy sufrir en carne propia la arremetida de "Le Bleu" que hizo añicos su sueño de conseguir el último gran título que le faltaba a su palmarés, la Copa del Mundo.

El capitán se había puesto el equipo al hombro para evitar una humillante eliminación en primera rueda luego del decepcionante inicio en Rusia 2018, pero no alcanzó. Se va de Rusia sin poder haber anotado un gol en la fase eliminatoria de ninguno de los cuatro Mundiales que disputó.

Esta generación de futbolistas había llegado ya con pesada mochila de tres finales consecutivas perdidas, el Mundial de Brasil 2014 y las Copas Américaa 2015 y 2016, además de enormes dificultades en la clasificación a Rusia, con tres entrenadores y decenas de jugadores convocados.

La llegada hace un año de Sampaoli como técnico no trajo calma. El entrenador no repitió ni una vez la formación en los quince partidos que dirigió y hoy se despide con gusto a muy poco de Rusia.





Argentina y Francia, vigentes subcampeones de América y Europa, abren el sábado en Kazán los octavos de final del Mundial de Rusia con un pulso de vértigo, que les sitúa ante la posibilidad de dejar atrás las dudas que arrastran y el precipicio al que les aboca la derrota.

Por su trayectoria histórica, con independencia de su momento de confianza o de juego, las rondas eliminatorias de los grandes torneos siempre les sitúan ante la exigencia de no fallar.

Del Kazan Arena, por tanto, una selección se marchará con la tacha de las expectativas no cumplidas y la otra revigorizada y con un gran capital de confianza para el resto de la competición.

El conjunto 'bleu' se presenta en el envite como líder invicto del Grupo C, pero con un juego muy criticado; el cuadro albiceleste, en cambio, tras una clasificación agónica, "buscada y trabajada", según Giovani Lo Celso.

Esquivar un adiós prematuro permitió a la selección argentina mudar sus emociones. Con su victoria (2-1) ante las Súper Águilas de Nigeria, apartó el ánimo catastrofista que le acompañó tras el empate ante Islandia y la derrota ante Croacia.

Rebelado contra lo que se intuía como un destino fatal, el grupo que capitanea Leo Messi decidió reiniciar su recorrido en el torneo en la tercera jornada de la fase de grupos. Cuenta desde ahí cinco finales hasta el 15 de julio -cuando se definirá el título en Luzhniki-. Ganada la primera, apunta con ilusión a la segunda.


[no-sidebar]

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.