En un partidazo, Bélgica lo dió vuelta y pasó a cuartos tras ganarle a Japón en el minuto 94

Los europeos perdían 2 a 0 ante Japón pero consiguieron una tremenda remontada para ganarlo 3 a 2 en la última jugada del partido. Lo espera Brasil.

RUSIA 2018 - OCTAVOS DE FINAL

Bélgica

3-2


Japón

Gol de Japón: 2' 2T Genki Haraguchi.Gol de Japón: 6' 2T Takashi Inui.Gol de Bélgica: 23' 2T Jan Vertonghen.Gol de Bélgica: 28' 2T Marouane Fellaini.Gol de Bélgica: 48' 2T Nacer Chadli.


Con un gol en el último minuto de tiempo descuento de Nacer Chadli, Bélgica completó hoy una impresionante remontada al ganarle 3-2 a Japón después de ir perdiendo 2-0 hasta el minuto 69', en un inolvidable partido del Mundial de Rusia disputado en Rostov del Don.


Gracias a ese tanto, los "Diablos Rojos" aseguraron su pasaje para los cuartos de final, donde el sábado chocarán en Sochi ante Brasil, que en el primer turno venció 2-0 a México.

Un electrizante contragolpe que comenzó el portero Thibaut Courtois al contener un corner terminó en el gol de Chadli, después de una magnífica corrida de Kevin de Bruyne y una "asistencia" sin tocar la pelota de Romelu Lukaku.

Hasta ese momento, los japoneses habían tenido la clasificación a la vista cuando se adelantaron 2-0 con los goles de Genki Haraguchi y Takashi Inui a los 48' y a los 52', pero los belgas remontaron con tantos de Jan Vertonghen a los 69' y Marouane Fellaini a los 74'.

Los primeros minutos mostraron a un Japón valiente, que salió a atacar a los belgas y que por poco los sorprende con un remate de Kagawa que salió desviado.



Sin embargo, tras la sorpresa inicial, Bélgica adelantó sus líneas, emparejó el desarrollo y comenzó a volcar las acciones contra el arco nipón.

Con un prolijo trato de balón, la selección dirigida por el español Roberto Martínez pasó a dominar el trámite, pero le faltó profundidad y cambio de ritmo para quebrar a la voluntariosa defensa de los asiáticos.

Por eso, sólo se acercó con un centro aéreo que Lukaku no pudo conectar y con otro que Kompany no pudo desviar con acierto.



El partido se iba al alargue pero un contrataque magnífic,o que definió Nacer Chadli, metió a los Red Devils en los cuartos de final de la Copa.

Del otro lado, Japón inquietó con una acción en la que la fortuna jugó para los belgas. Nagatomo ejecutó un centro desde la izquierda que Yuya Osako desvió como pudo. Parecía muy sencillo para Courtois, pero el balón se le escurrió entre las manos, aunque tenía tan poca fuerza que pudo volver sobre sus pasos y tomar la pelota a centímetros de la línea.

Daba la sensación de que Bélgica iba a aprovechar la pausa para buscar acelerar el ritmo en la reanudación. Pero la sorpresa apareció en el estadio de Rostov apenas comenzado el segundo tiempo, cuando Haraguchi aprovechó una falla defensiva de Vertonghen, encaró a Courtois y le venció con un remate cruzado.



Los belgas asimilaron el impacto y tuvieron la ocasión perfecta para empatar rápido, pero el palo le negó la igualdad a Hazard. Y mientras los "diablos rojos" todavía lamentaban la ocasión perdida, los japoneses aplicaron otro golpe, a esa altura demoledor: Kagawa combinó en el borde del área con Inui, que otra vez mostró su capacidad de remate, con un disparo perfecto que hizo inútil la estirada de Courtois.

Ni los propios japoneses podían creer lo que estaba pasando en el campo. El equipo que había pasado de ronda sólo por tener dos tarjetas amarillas menos que Senegal estaba eliminando al conjunto de mejor rendimiento en la fase de grupos, con nueve puntos y una diferencia de gol de +7.

Bélgica, tocada en su orgullo, se fue para adelante en busca del descuento, ayudada también por las variantes que llegaron desde el banco. Lo tuvo en una jugada perfectamente hilvanada, pero lo encontró en una acción llena de fortuna: primero Munier desbordó por la derecha y el cabezazo de Lukaku salió apenas desviado.

Por el contrario, en una acción casi inesperada, Vertonghen pretendió devolver con la cabeza al medio del área un rechazo japonés, con tanta fortuna que el balón cayó por detrás de la cabeza del portero Kawashima y se metió en el arco.

El gol revitalizó a los belgas, que encontraron rápido el empate en una jugada que dejó en claro sus virtudes: desborde y centro de Hazard para el cabezazo del ingresado Fellaini.



Pero las emociones no pararon allí. Lejos de desilusionarse, los japones se fueron en busca de la victoria y pudieron lograrla con un tiro libre de Honda, que Courtois salvó al córner.

Sin embargo, el tiro de esquina era una trampa mortal para los japoneses, que no sólo no pudieron convertir, sino que vieron como los belgas respondieron con el rápido contragolpe que completó la remontada y les dio la clasificación.



No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.