Luis Caputo renunció al Banco Central

Presentó su renuncia en plenas negociaciones con el FMI. Alego motivos personales. Fuentes afirman que asumira en su lugar Guido Sandleris.



Luis Caputo dio un portazo y presentó su renuncia a la conducción del Banco Central, en medio de una disputa interna -nunca blanqueada- en las entrañas del Gobierno por el manejo de la política monetaria. El momento, sorpresivo, le suma más incertidumbre a un mercado que desde hace tiempo no encuentra calma. Su reemplazante será Guido Sandleris, un hombre que hasta las últimas horas fue uno de los encargados de negociar con el Fondo Monetario Internacional.

Según el comunicado oficial, Caputo le presentó la renuncia al presidente Mauricio Macri, quien se encuentra aún en Nueva York junto al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en una misión que busca cerrar un nuevo acuerdo con el FMI para ampliar el préstamo de u$s 50.000 millones y llevar calma a los mercados en medio de la "tormenta" financiera que atraviesa el país.

Sin embargo, el trasfondo de poder que hay detrás del alejamiento es el del rumbo de la política económica. Nunca se blanqueó en público, pero son conocidas las diferencias entre Caputo y Dujovne. Tanto así que el saliente titular del Central, uno hombre netamente de los mercados, se bajó semanas atrás de la misión que encabezó el ministro de Hacienda para negociar el nuevo acuerdo con el FMI. "Esta renuncia se debe a motivos personales, con la convicción de que el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional reestablecerá la confianza acerca de la situación fiscal, financiera, monetaria y cambiaria", dice el comunicado oficial difundido por el BCRA.

La sorpresiva salida de Caputo encuentra a Macri, de quien es amigo personal, en Nueva York negociando con el FMI, junto a Dujovne, una ampliación del crédito de u$s 50.000 millones acordado meses atrás. Si bien se hablaba de añadir unos u$s 20.000 millones extra y adelantar los desembolsos, ayer desde un ala del Gobierno dejaron trascender que el refuerzo sería de no más de u$s 5.000 millones. Otro sector salió a aclarar que se seguía negociando. Esos fondos son clave para estabilizar el tipo de cambio y despejar las dudas sobre la capacidad de pago de la Argentina. De hecho, el propio Macri tuvo que garantizar que la Argentina no entrará en default.

[no-sidebar]

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.