EE. UU. evita culpar a Riad por la desaparición del periodista saudí

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, se negó a culpar a Arabia Saudita sobre la desaparición del periodista de Jamal Khashoggi, mientras nuevas revelaciones indican que el habría sido torturado y asesinado en el consulado de Estambul.

Tras reunirse con los dirigentes sauditas en Riad el martes, Pompeo se entrevistó ayer en Ankara con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, quien ha evitado hasta ahora incriminar directamente a Arabia Saudita en el caso.

En Washington, el presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que espera que en los próximos días se conozca qué fue lo que ocurrió con Khashoggi, el colaborador del diario Washington Post, y negó que esté cubriendo a los sauditas en el caso del periodista desaparecido.

“Probablemente vamos a saber de aquí al final de la semana”, dijo Trump desde la Casa Blanca. El presidente estadounidense indicó que va a recibir un “informe completo” del secretario de Estado Pompeo, al regreso de su viaje a la región.

La visita a Ankara de Pompeo coincide con la publicación en la prensa progubernamental turca de nuevas acusaciones contra Riad, según las cuales agentes sauditas torturaron y asesinaron al periodista en el consulado de su país en Estambul el 2 de octubre.

Pese a los múltiples indicios que implican a agentes sauditas en el caso, Washington parece acordarle el beneficio de la duda a su aliado, insistiendo en la voluntad de Riad de llevar a cabo su propia investigación.

Ya el martes, en una entrevista acordada a la agencia de prensa estadounidense AP, el presidente Trump, había reclamado que se aplique el principio de presunción de inocencia para Arabia Saudita.

El diario progubernamental turco Yeni Safak afirma haber tenido acceso a grabaciones sonoras y sostiene que Khashoggi fue salvajemente torturado durante un interrogatorio y que los agentes sauditas le cortaron los dedos, antes de “decapitarlo”, entre otros escalofriantes detalles.

El portal digital Middle East Eye cuenta, citando una fuente que tuvo acceso a la grabación sonora de los últimos momentos del periodista, que el asesinato se prolongó siete minutos y que un médico forense que formaba parte de la quincena de sauditas enviados comenzó a cortar el cuerpo de Khashoggi cuando estaba todavía vivo.

La directora del FMI, Christine Lagarde, pospuso un viaje planeado a Medio Oriente con una parada en Riad luego de la desaparición del periodista. Lagarde tenía previsto participar en la conferencia económica del reino boicoteada por líderes empresariales y medios de comunicación por la desaparición de Khashoggi

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.