EE. UU. promete “exigir” respuestas a Riad por el crimen del periodista

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, pidió ayer que todos los que desempeñaron un papel en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi sean castigados, incluso los que ordenaron su muerte. “La conciencia internacional no reposará mientras que todas las personas implicadas, desde los ejecutantes a los que dieron la orden, hayan sido castigados”, dijo Erdogan en Ankara. Tras las palabras de Erdogan, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, prometió “exigir” respuestas a Arabia Saudita. “El mundo está mirando. El pueblo estadounidense quiere respuestas y exigiremos que esas respuestas lleguen”, dijo Pence en un evento en el diario “The Washington Post”, donde Khashoggi era columnista.

“Fue un asesinato político y fue en Estambul donde se produjeron los hechos. En consecuencia, propongo que los 18 sospechosos (saudíes, detenidos en su país) sean juzgados en Estambul”, afirmó. Erdogan explicó que el sistema de videovigilancia del consulado saudí en Estambul fue desactivado antes del asesinato del periodista en el mismo local.

“La afirmación del presidente Erdogan esta mañana de que este brutal asesinato fue premeditado, planificado con días de anticipación, va en contra de afirmaciones anteriores hechas por el régimen saudita”, dijo Pence. “Subraya la determinación de nuestra administración de averiguar qué sucedió”, agregó.

Khashoggi, de 59 años, que cayó en desgracia en su país tras criticar al régimen de Riad, entró en la misión diplomática saudí en Estambul el 2 de octubre para hacer un trámite y nunca salió del edificio. El 6 de octubre, una fuente vinculada al gobierno turco reveló que la policía estaba convencida de que el periodista había “sido asesinado en el consulado” por un comando enviado desde Arabia Saudí.

Erdogan afirmó que el “asesinato” de Khashoggi fue “planeado” días antes, exigió saber donde está el cuerpo del periodista y pidió una “comisión de investigación independiente” sobre el caso. “Hasta ahora, todos los elementos y pruebas descubiertos indican que Jamal Khashoggi fue víctima de un salvaje asesinato” aseguró el presidente turco. “Al reconocer el asesinato, el gobierno saudí ha dado un paso importante. Lo que esperamos ahora de él es que delimite las responsabilidades”, agregó.

El reino saudí, que admitió el asesinato, asegura que fue cometido durante una operación “no autorizada”, versión recibida con escepticismo en el extranjero.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.