Con los ojos puestos en la lesión de Messi, Barcelona venció a Sevilla y es líder



El Barcelona recuperó hoy la cima de la alocada Liga española de fútbol al golear por 4-2 al Sevilla en un no menos imprevisible duelo totalmente protagonizado por Lionel Messi.

Con una asistencia al brasileño Philippe Coutinho (2′) y un tanto espectacular (12′), el astro argentino resolvió el choque en el primer cuarto de hora, antes de lastimarse el codo derecho en una mala caída que lo dejó KO.

Su presencia en el clásico ante el herido Real Madrid en la próxima fecha es una incógnita. Los blancos, que hoy sufrieron su cuarto tropiezo consecutivo en la Liga al caer ante el Levante, tendrán que esperar al diagnóstico de la lesión.

Y es que, medio mareado y con gestos de tremendo dolor, Messi abandonó la cancha en el minuto 16. Se tendió en la banda sin dejar de estremecerse. Y después de que el médico del Barcelona le vendara el brazo afectado, tomó el camino del vestuario, abatido.

Lo sustituyó el francés Ousmane Dembélé, tres minutos más tarde, cuando los de Ernesto Valverde ya llevaban cinco jugando con nueve jugadores de campo, sin que nada pasara.

Todo el mundo estaba pendiente de Messi, de si podría regresar o no. No lo hizo. Y hasta el Sevilla pareció afectado por ello.

Los de Pablo Machín habían asistido, impotentes, al festival del cinco veces Balón de Oro en los primeros compases del choque. Él solito había puesto patas arriba un duelo que se esperaba reñido.

Andaluces y catalanes luchaban por la punta de una Liga de la que provisionalmente se había adueñado el sorprendente Alavés. El Real Madrid y el Atlético les habían facilitado la labor con sendos tropiezos, una derrota y un empate, respectivamente.

El 10 azulgrana fue clave en la gran jugada colectiva que, en el minuto 2, supuso el primer gol del Barcelona, firmado por Coutinho. El brasileño convirtió en un disparo magistral el último pase de Messi, después de que el balón pasara por los pies de Nelson Semedo y de Luis Suárez en un contrataque que sorprendió al Sevilla.

El arma más utilizada por los andaluces fue hoy lo que los condenó. Porque el segundo tanto de los catalanes nació también de un contragolpe tras un robo de Luis Suárez en el mediocampo. El uruguayo le puso el balón a Messi donde éste lo esperaba y el genio argentino se marchó de cuantos contrarios le salieron al paso para acabar definiendo con un disparo imparable al segundo palo.

Un minuto después, el Camp Nou, que había festejado los goles con euforia, enmudecía con la caída de Messi. Y el choque tomó otro cariz.

El Barcelona mantuvo la compostura, pese a la ausencia de su estrella. El Sevilla no la rentabilizó. E Iván Rakitic desaprovechó la ocasión de sentenciar el duelo en un mano a mano con el arquero andaluz segundos antes de la pausa.

En el segundo parcial, un intercambio de golpes entre ambos equipos, los de Machín adelantaron líneas, se adueñaron de la posesión y amenazaron el arco de Marc André Ter Stegen.

El arquero alemán estuvo sensacional a la hora de partido en una doble intervención, primero ante un potentísimo cabezazo de André Silva y luego ante un disparo a bocajarro de Ben Yedder.

Y repitió en el 85′, en otra doble intervención, que llevó a todo el Camp Nou a corear su nombre.

Nada pudo hacer, no obstante, el arquero del Barcelona en el tanto del honor del Sevilla, una gran parábola de Pablo Sarabia en el 79′, que tocó ligeramente en Clément Lenglet y lo confundió.

El Barcelona, menos dominador, fue, sin embargo, más eficaz. Luis Suárez erró la primera gran ocasión que tuvo en el complemento. De la segunda sacó un penal que él mismo se encargó de anotar en el 63′.

El duelo estaba sentenciado. Valverde y Machín movieron el banco. Y el choque siguió sumando goles de manera casi rutinaria. Rakitic cerró la cuenta para el Barcelona en el 88′, mientras que el colombiano Luis Muriel maquilló el resultado para el Sevilla en el tiempo añadido.

La hinchada azulgrana, satisfecha, no escondió su preocupación por Messi. No quiere ni imaginarse lo que puede ser la vida sin el argentino en este Barcelona tan irregular. Lo comprobará, probablemente el próximo miércoles, ante el Inter de Milán.

 

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.