Bajar las tasas, el desafío del BCRA después de la estabilidad cambiaria

Con la estabilidad conseguida en el mercado cambiario tras el segundo acuerdo firmado con el FMI y el claro descenso del dólar en octubre, diversos especialistas coinciden en que el mayor desafío en este momento es promover una baja paulatina de la exorbitante tasa de interés que tiene el país y que eso no afecte nuevamente la plaza cambiaria.

Ese es el concepto coincidente que remarcaron algunos analistas consultados por “Río Negro”, argumento que coincide con la opinión de fuentes del gabinete económico, que ven ahora que la tasa de interés es el punto neurálgico para ir resolviendo en un plazo relativamente breve.

Por lo pronto, hace dos semanas, el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, anticipó que “en la medida que se compruebe que la inflación empiece a bajar sustancialmente, la tasa de interés irá disminuyendo en forma paulatina”.

De hecho, en el gabinete económico consideran que ha sido muy positiva la reacción del mercado en los últimos 15 días, especialmente después que el directorio del FMI aprobara el acuerdo stand by por casi 57.000 millones de dólares, lo que hizo incluso que la cotización de la divisa estadounidense bajara considerablemente en la última semana.

Sobre este último punto, la economista y consultora María Castiglioni, afirmó que “esto es positivo, aunque el costo que se debe pagar es la elevada tasa de interés”.

“Yo evalúo que ha sido positiva la evolución de la situación en el último mes. Hasta fines de septiembre parecía que se prendía fuego todo y ahora de a poco el mercado se fue estabilizando, pero claro el desafío es la tasa de interés”, apuntó Castiglioni.

La economista consideró que no es bueno que el valor del dólar baje demasiado pero resaltó que para eso está la banda de flotación que fijó el Banco Central en el acuerdo con el FMI y la idea que se vaya moviendo significa evitar que haya nuevamente atraso cambiario.

“Hay que considerar que tuvimos una devaluación superior al 100 por ciento. Entonces, creo que esta estabilidad del mercado cambiario se va afianzar, porque es factible que empiecen aparecer los dólares de la cosecha y del FMI y además entran divisas atraídas por el rendimiento, con lo cual creo que no hay muchos factores en este momento que proyecten alguna suba brusca del dólar”, señaló

Para Castiglioni, la clave de la economía pasa ahora que se vaya cumpliendo mensualmente la meta fiscal proyectada y que hay un período de tres o cuatro meses “donde lo crítico va a ser observar que baje la inflación, el déficit fiscal y paralelamente, un descenso en la tasa de interés para generar condiciones de reactivación económica”.

Por su parte, el economista y consultor, Federico Furiase, enfatizó que “hay una serie de factores que han incidido en la baja del dólar, como el torniquete monetario del Banco Central, las elevadas tasas de interés, el ingreso de dólares del FMI, y la reducción de la salida de dólares por turismo y atesoramiento”.

“Ese combo permitió que el Central ubicara la cotización del dólar cerca del límite inferior de la banda, para estabilizar las expectativas. Lo que falta ahora es que eso se trabaje en una baja de las expectativas de inflación, una baja del riesgo país y que eso permita bajar la tasa de interés que permita dar aire a la economía sin que se pase al dólar”, recalcó Furiase.

El economista se mostró contrario a que el tipo de cambio baje mucho y expresó que el hecho de tener un piso de la banda de cotización que se ajusta con la inflación, en un nivel alto, “con lo cual eso contribuye a que el mercado se autoregule”.

“El riesgo a una apreciación fuerte del tipo de cambio está minimizado por el hecho de tener un piso de la banda que se ajusta mensualmente y también que se parte de un tipo de cambio real elevado”, subrayó Furiase.

El especialista puntualizó que el aspecto positivo más importante de este momento es que la parte fiscal del programa acompaña el esfuerzo monetario para estabilizar el mercado y promover una baja en las expectativas de inflación, “hecho que no se vio cuando el Banco Central trabajó con las metas de inflación durante la gestión de Federico Sturzenegger”.

“Los espacios de la política fiscal son mejores porque hay un tipo de cambio más elevado, se apagó la máquina de la emisión monetaria para financiar el déficit y además hay un objetivo de aceleración del ajuste fiscal que conduzca a un déficit cero, con lo cual el panorama ahora es más alentador”, agregó el economista.

Paralelamente, Jackie Maubre, especialista del mercado financiero, consideró que “ha sido muy positiva la reacción de la plaza cambiaria en los últimos días y estima que en la medida que el Banco Central pueda empezar a bajar la tasa, quizás en poco tiempo, la economía comenzará a mostrar signos de reactivación”.

“En la última semana el Central ya dio algún indicio de empezar a bajar la tasa”, agregó.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.