Con inconvenientes empezaban a cerrar las elecciones en Estados Unidos

El control republicano del Congreso estadounidense es algo que está en juego en las elecciones de este martes, igual que varias gobernaciones y legislaturas estatales de todo el país del norte.

Una buena parte del electorado ya emitió su voto anticipado. Basado en reportes de 49 estados, hasta el lunes, al menos 36,4 millones de personas emitieron el sufragio previo al día electoral.

Esperaban que el control de la cámara baja esté determinado por unas pocas decenas de distritos, varios en los suburbios del país. Los demócratas necesitan una ganancia neta de 23 escaños para recuperar el control, algo que muchos funcionarios republicanos consideraron como posible.

Según un esquema que brindaron, pasadas las 20 locales cerraron las puertas los colegios electorales en los estados de Kentucky e Indiana, allí adonde la oposición demócrata es favorita a recuperar la mayoría de la Cámara de Representantes, mientras que los republicanos deberían mantener el control del Senado. Los números que surjan en Kentucky indicarán si los votantes en los distritos inclinados al Partido Republicano están buscando un cambio o no.

Los indicios de problemas que surgieron durante las semanas de votación anticipada también estuvieron en el día de las elecciones de mitad de periodo de Estados Unidos, en los que algunos votantes tuvieron que esperar horas en largas filas, hubo fallas en las máquinas y algunos centros de votación cerraron de forma inesperada.

Algunos de los mayores problemas ocurrieron en Georgia, un estado donde la contienda de gobernador era una de las más apretadas y vigiladas del país, y donde había una gran participación.

Una votante en el condado de Gwinnett, Ontaria Woods, dijo que esperó más de tres horas y que más de una veintena de personas que habían ido a votar se fueron debido a las filas.

“Hemos tratado de decirles que esperen, pero la gente tiene niños, la gente tiene hambre, está cansada”, dijo Woods.

La organización sin fines de lucro Common Cause responsabilizó de los problemas a la gran participación de votantes combinada con pocas máquinas para votar, pocas boletas y pocos trabajadores.

El director de elecciones del condado de Fulton, Richard Barron, reconoció que algunos distritos tenían filas de votantes, pero dijo que se debía a la extensión de las papeletas y a las urnas electrónicas que habían sido retiradas por una demanda en curso.

En la ciudad de Nueva York se reportaron escáneres de papeletas estropeados en varios centros de votación. Era tanta la participación en un distrito repleto en el Upper West Side de Manhattan que la fila para escanear las papeletas rodeaba un gimnasio de una escuela secundaria. Los trabajadores electorales en ese lugar comentaron a los votantes que dos de la aproximadamente media docena de escáneres tenían fallas y que los estaban reparando.

“Hay escáneres averiados en todas partes de Brooklyn”, comentó Stefan Ringel, portavoz del presidente del distrito de Brooklyn Eric Adams, a The Associated Press.

Agregó que Adams y su personal estaban abrumados por las llamadas telefónicas, correos electrónicos y mensajes de texto que reportaban las fallas en más de una docena de vecindarios.

En comparación con las elecciones de 2016, dijo, “anecdóticamente parece peor y hay confusión entre los trabajadores electorales sobre qué hacer”.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.