Renunció otra jurado de la academia Sueca por un escándalo sexual

La Academia Sueca, que otorga el Premio Nobel de Literatura, perdió hoy a su quinta integrante del jurado tras el escándalo de abusos sexuales y de filtraciones desatado el último año, por el cual se tomó la decisión inédita de no conceder el máximo galardón de las letras.

La miembro que deja su silla es la teóloga y filósofa Jayne Svenungsson, elegida en septiembre de 2017 para ocupar el asiento número 9, quien anunció “después de muchas consideraciones” su renuncia, que se suma a las de Lotta Lotass, Klas Östergren, Sara Stridsberg y Kerstin Ekman.

“Que la abandone en este momento obedece a que quería asegurarme primero de su supervivencia y futuro votando en las últimas elecciones de nuevos miembros”, señaló en un comunicado Svenungsson, profesora de Teología en la Universidad de Lund, al sur de Suecia, según informaron la agencia de noticias EFE y medios internacionales.

Más información | De esclava sexual a Nobel de la Paz: la fuerza de Nadia Murad

Tras las renuncias de los cargos vitalicios, la Academia Sueca aprobó el mes pasado la entrada de tres nuevos miembros, que se hará efectiva en unas semanas: el catedrático Mats Malm, el jurista Eric Runesson y la escritora Jila Mossaed. Para alcanzar el quórum, en las votaciones participaron tres académicos que abandonaron temporalmente la institución.

Sin embargo, todavía falta resolver la situación de la poeta Katarina Frostenson, casada con el fotógrafo francés Jean-Claude Arnault, el acusado de filtraciones y abusos sexuales, que el mes pasado fue condenado por un caso de violación cometido en 2011.

Si bien la Academia le pidió a Frostenson que dejara el cargo de manera voluntaria, ella no aceptó renunciar y esa decisión desencadenó una investigación por violar los estatutos de la institución.

El escándalo estalló en noviembre de 2017, cuando el diario Dagens Nyheter publicó la denuncia anónima de abusos y vejaciones sexuales #Metoo, realizada por 18 mujeres contra Arnault, muy vinculado a la academia a través de su club literario y como esposo de Frostenson.

Al conocerse el caso, la academia cortó la relación privilegiada y encargó un informe externo, mientras varias mujeres interponían denuncias y la fiscalía abría una investigación, en medio de duras críticas del mundo cultural a la institución.

Más información | El Nobel, la física y su “techo de cristal”

El informe, además, reveló que Arnault había filtrado el ganador del Nobel en siete ocasiones, que Frostenson era copropietaria de la sociedad que controla el club literario “Forum” -dirigido por Arnault- y que podría haber irregularidades en la financiación recibida por esa organización de la Academia, por lo que recomendaba una denuncia.

El informe también descarta que Arnault haya influido en decisiones sobre premios y ayudas, aunque el apoyo económico recibido incumple las reglas de imparcialidad al ser su esposa copropietaria de la sociedad que controla el club; y confirma que la confidencialidad sobre el ganador del Nobel fue violada en varias ocasiones.

Presionada por la Fundación Nobel, la Academia Sueca impulsó varias reformas en los últimos meses, como un cambio en los estatutos para posibilitar la renuncia real de sus miembros y la elección de nuevos; y recurrir a un grupo externo de expertos en derecho, resolución de conflictos, organización y comunicación.

Pero la decisión más controvertida e inédita en siete décadas fue aplazar la concesión del Nobel de Literatura para restablecer la “confianza” de la institución. La institución prevé otorgar dos premios en 2019.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.