Conmebol anunció que la Superfinal de América fue suspendida y se jugará mañana a las 17 con público



Otra vez ganó la violencia. Luego de los graves incidentes en la llegada del micro de Boca al estadio Monumental, la Conmebol decidió suspender la final de la Copa Libertadores, que se jugará mañana a las 17 horas en el mismo escenario.

“Por culpa de pocos inadaptados que no entienden que el fútbol es diversión y paz, hay un pacto de caballeros entre los clubes que se desnaturalizó el juego y el otro no quisiera ganar en estas condiciones, el partido pasa para mañana a las 17”, anunció el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez.


Mientras se registraban nuevos incidentes en las inmediaciones del Monumental, el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, confirmó la postergación y aseguró que el encuentro se jugará con público.

El micro de Boca Juniors recibió piedrazos y proyectiles que le lanzaron algunos hinchas de River Plate en el arribo al estadio Monumental, mientras algunos jugadores se vieron afectados por los gases que arrojó la policía para dispersar a los agresores.





El micro llegó por avenida del Libertador y allí se encontró con el público local, que arrojó diferentes elementos contundentes contra los vidrios y los rompieron, a la vez que las fuerzas de seguridad reprimieron a los simpatizantes con gases, que afectó a los futbolistas visitantes.

Carlos Tevez, Cristian Espinoza y Mauro Zárate se vieron entre los más afectados, con dificultades para respirar y picazón en la garganta, al tiempo que Nahitan Nández se mostró enojado por los problemas en el arribo.

"Son unos hijos de puta (sic)", gritó el uruguayo Nández, quien acompañó a un afectado Tevez, que apenas podía respirar junto con otros asistentes. "Tiraron gas pimienta", esgrimió el delantero Darío Benedetto con la cara roja y una clara muestra de enojo, en el instante que se metió en el vestuario.


Entre tanto, el entrenador Guillermo Barros Schelotto ingresó con tos y no consiguió declarar ante las consultas de los medios presentes. Por su parte, uno de los vicepresidentes de Boca, Horacio Paolini, acusó a la policía de "liberar la zona" y apuntó contra el "fracaso" del operativo en la zona cercana al estadio.

23 personas fueron detenidas por los incidentes ocurridos en las afueras del Monumental antes del partido.

Según confirmaron fuentes judiciales a Noticias Argentinas, las detenciones son por los delitos de "atentado y resistencia a la autoridad", y por el momento se está estableciendo adonde serán trasladados las personas detenidas.



[no-sidebar]

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.