Seis días después de haber caído en un pozo de unos 100 metros de profundidad en la localidad malagueña de Totalán, España, se inicia hoy la perforación de un túnel paralelo que permita acceder al niño Julen, de dos años, y lograr rescatar así al menor.

“En 30 o 45 minutos comienza la perforación”, anunció Ángel García Vidal, delegado del Colegio de Ingenieros de Caminos en Málaga, quien coordina las labores de rescate.

García Vidal aseguró en una conferencia de prensa que “estamos esperanzados de que las condiciones sean un poco más favorables a lo que han sido ahora”, y estimó que “antes de ver lo que nos vamos a encontrar, podemos hablar de aproximadamente 20 horas” de trabajos de perforación.

Los técnicos esperaban poder comenzar con la excavación en la víspera, pero cuando realizaban los movimientos de tierra previos se encontraron con un macizo rocoso “extremadamente duro” que complicó el proceso y obligó a utilizar otras máquinas para romper la roca. De esta forma, el operativo se retrasó más de lo previsto.

Los rescatistas confían en poder llegar hasta Julen durante el fin de semana, aunque no descartan volver a encontrar una masa rocosa que vuelva a retrasar el rescate.

La lluvia que cayó durante la madrugada y la mañana del sábado no impidieron que continuaran los trabajos de movimientos de tierras de la plataforma donde se situará la perforadora.

La plataforma finalmente está a unos 25 metros de profundidad, por lo que la perforadora deberá penetrar en el terreno al menos 55 metros, hasta llegar a los 80 metros desde donde partirá el túnel horizontal que se excavará de forma manual para intentar alcanzar el lugar donde se cree que está el niño.

En caso de que no encuentren a Julen se evaluará realizar el segundo túnel, aunque “tiene un riesgo añadido”, dijo el ingeniero García Vidal.

Según cuenta el “Diario Sur”, un herrero malagueño está fabricando la “cápsula” de rescate con la que se espera devolver a Julen a la superficie. Esta “cápsula” es una especie de ascensor con capacidad para dos personas y contará con un equipo de aire.

En ella descenderán los mineros encargados de realizar la “galería horizontal” que prevén de cuatro metros de longitud y que utilizarán para alcanzar la cavidad donde se encontraría Julen, debajo del “tapón de tierra” hallado en las primeras prospecciones.

Julen se precipitó en el pozo de este terreno familiar el último domingo cuando jugaba mientras sus padres preparaban una paella en el lugar, y desde entonces no hay señales de que esté con vida, aunque tanto los rescatistas como sus padres no pierden la esperanza y confían en que debajo del “tapón de tierra” se haya creado una “bolsa de aire” que permita al niño respirar.

Los padres de Julen permanecieron hasta ayer durmiendo en su vehículo en el monte en las cercanías del pozo, pero por cuestiones de seguridad, por el peligro de desprendimientos de tierra, ya no pueden estar allí.

Es por ello que se ofreció a acogerlos en su casa una vecina de Totalán, un pueblo que se volcó de forma solidaria abriendo sus viviendas a los operarios y ofreciendo comida y facilidades de todo tipo a los rescatistas.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente