Venezuela: la tensión vuelve a las calles

El gobierno y la oposición de Venezuela volverán hoy a medir sus fuerzas en las calles, en un ambiente caldeado por pequeñas protestas desatadas en las últimas horas tras la sublevación de 27 militares que desconocieron al presidente Nicolás Maduro.

Los principales dirigentes opositores llamaron manifestarse este miércoles contra lo que consideran un presidente “usurpador” y exigir un gobierno de transición y elecciones. Pero, como respuesta, también el gobierno llamó a sus seguidores a marchar masivamente en distintos puntos del país. “La única transición en Venezuela es hacia el socialismo”, lanzó ayer el número dos del chavismo, Diosdado Cabello.

Será el primer gran pulso en las calles tras las violentas protestas que dejaron unos 125 muertos entre abril y julio de 2017, en medio de la peor crisis en la historia moderna del país petrolero, con escasez de alimentos y medicinas y una hiperinflación que el FMI proyecta 10.000.000% para 2019.

Entre la noche del lunes y la madrugada de ayer, en 30 lugares de Caracas y sus cercanías, se registraron protestas, disturbios, bloqueos de calles con quema de basura, saqueos de encapuchados a negocios y cacerolazos, según reportes de vecinos y del privado Observatorio de Conflictividad Social. El lunes por la mañana, luego de que la oposición realizara intensos llamados a la Fuerza Armada para que rompa con Maduro, un grupo de oficiales de la Guardia Nacional había intentado tomar un destacamento al norte de la capital. El gobierno sofocó la sublevación y detuvo a 27 militares.

El jefe de la Asamblea nacional (el Parlamento), Juan Guaidó, ya realizó un llamado a los soldados de las Fuerzas Armadas para que no repriman a los manifestantes: “No te estamos pidiendo que des un golpe de Estado, te estamos pidiendo que no nos dispares, que defiendas junto a nosotros el derecho que tiene nuestro pueblo”. El jefe legislativo, quien se ha declarado dispuesto a presidir el gobierno de transición, asegura que el mensaje del Parlamento está calando y que el fugaz alzamiento militar del lunes muestra el descontento en la Fuerza Armada.

La Asamblea desafía así al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ, de línea oficialista), que declaró nula la junta directiva parlamentaria presidida por Juan Guaidó y ratificó el fallo judicial de 2016 que declaró en desacato al Parlamento y nulas todas sus decisiones.

Maduro denuncia que está en marcha un “golpe de Estado” de la “derecha”, detrás del cual dice que se encuentran EE. UU. y la gran mayoría de los gobiernos latinoamericanos que sostienen que su reelección en mayo de 2018 fue producto de elecciones ilegítimas. Estados Unidos apoyó ayer la movilización de este miércoles: su vicepresidente, Mike Pence, publicó un video en Twitter en el que alienta al pueblo venezolano a “alzar la voz” por la libertad y llama “dictador” a Maduro.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.