Poco menos de dos semanas antes, había presentado una denuncia de acoso sexual contra el director de su centro educativo.



La joven presentó una denuncia por abuso sexual contra el director de su escuela. Sólo dos semanas después de presentar la denuncia fue rociada con queroseno y prendida fuego en su colegio de Bangladesh. Murió cinco días después de ser quemada viva.

Este caso ha vuelto a conmocionar al conservador país asiático. Deja en evidencia la vulnerabilidad de las víctimas de abuso sexual en Bangladesh. Y es que, muchas niñas y mujeres jóvenes optan por no contar las situaciones de abuso sexual o acoso que han sufrido por miedo a ser rechazadas por la sociedad o su familia.

Nusrat Jahan Rafi rompió con el miedo, y decidió denunciar su caso a la policía el mimo día que se produjo la agresión sexual. La joven, de 19 años, creció en una familia conservadora y para alguien en su posición, denunciar acoso sexual puede tener graves consecuencias.

Enjuiciamiento de sus comunidades, acoso o ataques, son solo algunas de las consecuencias que tienen para las mujeres el denunciar. Rafi las sufrió todas.

La joven contó ante la policía que el pasado 27 de marzo el director de la escuela la llamó a su despacho, donde la tocó varias veces de forma inapropiada. Fue entonces cuando salió corriendo a denunciar. En la comisaria comenzó otro calvario. Un agente grabó su testimonio y fue filtrado a los medios.

La policía detuvo al director, y entonces un grupo de personas se manifestó para pedir su puesta en libertad. La gente comenzó a culpar a la joven y fue entonces cuando se dio cuenta de que su seguridad peligraba. Aun así decidió ir a la escuela para hacer sus exámenes finales.

En el colegio, una estudiante la llevó al tejado con una excusa. Allí cinco personas la rodearon y la presionaron para que retirara la denuncia contra el director. Ella se negó a hacerlo y la prendieron fuego. La policía ha asegurado que querían que pareciera un suicidio.

La joven, quemada viva, fue rescatada y logró hacer una declaración antes de fallecer: "El profesor me tocó. Combatiré este crimen hasta mi último aliento". Además identificó a varios de sus atacantes.

Su muerte ha conmocionado al país. Las autoridades han arrestado a 15 personas, siete de ellas supuestamente involucradas en el crimen. El director permanece bajo custodia. El agente de policía que grabó la denuncia de Nusrat ha sido retirado de su puesto y trasladado a otro departamento.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente