El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que la economía argentina caerá 1,2% este año, aunque anticipó un rebote para la segunda mitad del año por la mejor cosecha y el impacto del "programa de estabilización" -así lo llama- que el país suscribió con el organismo multilateral. Sin embargo, proyectó una suba del desempleo de casi un punto, hasta el 9,9%.

Así se desprende del Reporte Económico Mundial (WEO, sus siglas en inglés) que el organismo internacional publicó este martes, antes del inicio de la asamblea de primavera (boreal) del FMI y el Banco Mundial.

El FMI mejoró su perspectiva económica para el país, algo que ya había adelantado el viernes, al presentar el staff report correspondiente a la última revisión de los números locales. Si esperaba una contracción del PBI de 1,6% para 2019, ahora confía en que la recuperación llegará antes de lo esperado y eso moderará la caída, hasta 1,2%.

Sin embargo, el Fondo espera que la tasa de desocupación llegue hasta casi los dos dígitos. Según los últimos datos del Indec, el desempleo aumentó casi dos puntos en un año y al cuarto trimestre de 2018 alcanzaba al 9,1% de la población activa.

El FMI revisó al alza sus expectativas de inflación, aunque calculó que para diciembre llegará al 30,5% anual. La estimación es inferior a la de las consultoras privadas. El último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central, correspondiente a marzo, arrojó que los economistas esperan que el IPC marque 35,1% anual al final de 2019, con una suba de 5 puntos desde la encuesta de febrero.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente