El ex jefe del Ejército, recientemente liberado y absuelto, dijo que fue condenado socialmente por su visión sobre las fuerzas armadas.



El ex jefe del Ejército César Milani, que fue absuelto ayer en el juicio de lesa humanidad que se le seguía en La Rioja por secuestros y torturas, afirmó hoy que su "pecado" fue haber hablado de "un proyecto nacional y popular" cuando estuvo al mando de la fuerza durante la presidencia de Cristina Kirchner, y dijo que fue "condenado socialmente", luego de haber sido liberado anoche tras más de dos años de prisión.

"Los hechos definen las cosas. ¿Si soy un preso político? Sí", dijo hoy en declaraciones a AM 530, en las que señaló que tiene "tranquilidad de conciencia" y que no se arrepiente si mira "hacia atrás".

Milani fue absuelto ayer de todos los delitos en el juicio de lesa humanidad que se le seguía en La Rioja por el secuestro y las torturas sufridas por Pedro Olivera y su hijo, Ramón, durante la última dictadura militar, tras lo cual fue liberado.

"No me van a quebrar. Estoy de pie. Estoy muy tranquilo, siempre tuve tranquilidad de conciencia pero me faltaba esto. Se me ha condenado socialmente, como pasa con muchos medios hegemónicos. Pero miro hacia atrás y no me arrepiento", sostuvo.

En sus declaraciones, Milani indicó que "durante 40 años" de su vida militar "nunca" recibió "una acusación ni acción penal" en su contra.

"Pasé por todos los grados y cargos, por todos los controles habidos y por haber. Llegué a jefe del Ejército, y ahí aparecen las acusaciones", señaló y consideró que cometió el "pecado" de haber hablado de un "proyecto nacional y popular".

"Cuando me nombró el gobierno anterior, di un discurso encendido defendiendo los proyectos nacionales. Ese fue mi castigo, el castigo fue decir eso. Ciertos sectores nunca van a perdonar que un jefe del Ejército haya hablado de un proyecto nacional y popular", indicó.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente