El Rojo fue derrotado por la mínima en Paraná por el Patrón, al que venía de eliminar en la Copa Argentina. Es la primera victoria del local en el historial entre los dos equipos.



Independiente no arranca. Por momentos, muestra buenas intenciones, pero no logra aceitar sus engranajes. En Paraná, el Rojo mantuvo esa tendencia que caracterizó buena parte de sus últimas presentaciones y lo pagó con una derrota por 1-0 ante Patronato, que quedó momentáneamente como uno de los escoltas de San Lorenzo.



El problema para el equipo de Sebastián Beccacece se acentúa si se toma en cuenta que, antes de lograr la ventaja que al cabo fue definitiva, el conjunto entrerriano hizo bastante poco para inquietar a Martín Campaña en el estadio Presbítero Bartolomé Grella.

De hecho, Patronato venció al arquero uruguayo en la única situación clara con la que contó en la etapa inicial del partido válido por la quinta fecha de la Superliga.

Gabriel Ávalos , uno de los jugadores más destacados del juego por insistencia y lucha, le ganó por altura y potencia a Lucas Romero en la mitad de la cancha y la timidez defensiva de Independiente hizo el resto.

Lautaro Comas encaró con pelota dominada hacia el arco y entró al área apareado con Barboza. El delantero local se perfiló para su pierna izquierda con el objetivo de desactivar el intento del defensor rival de obstaculizar su remate y ejecutó a Campaña con un tiro alto y sorpresivo, a los 35 minutos.

El 1-0 del equipo de Sciacqua desorientó a Independiente, que merodeó el gol a los 19 pero se encontró con una doble salvada de Matías Ibáñez, y a los 43, cuando Pizzini no llegó a conectar por centímetros un centro rasante de Blanco, uno de los mejores futbolistas de la visita.

Por lo demás, el conjunto visitante, sin un típico centrodelantero, careció de peso en el área rival. Su juego, por lo general un toqueteo intrascendente en la mitad, facilitó la labor de Patronato, al que le bastó con mantener el orden para alejar al Rojo de su arco.

El contexto no se modificó en el complemento. El Patrón hizo lo que más le convino y jugó con la urgencia de Independiente, que no concretó ninguna situación de peligro sino hasta los 44, cuando Ibáñez le ganó el segundo duelo personal a Palacios.

Así, el conjunto de Sciacqua se tomó revancha de la caída ante el mismo rival del pasado miércoles, por Copa Argentina, y de paso logró otro objetivo superior a ese: salir al menos momentáneamente de la zona de descenso en la tabla de los promedios.

Independiente, por su parte, sumó su segunda derrota en cuatro partidos y deberá apuntar a mejorar y mucho, si pretende pelar arriba en la Superliga.

Lanús, en el estadio Libertadores de América, será el próximo oponente para el equipo de Avellaneda, después del parate por fecha FIFA. Patronato, que además quedó a tres puntos del líder de la Superliga, San Lorenzo, visitará a Aldosivi.

 

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente