Con un golazo de Pittón, máximo anotador del torneo con cuatro, el equipo de Pizzi ganó en el Florencio Sola y quedó a un par de puntos de la cima.



San Lorenzo le ganó por 1-0 a Banfield en el estadio Florencio Sola, por la octava fecha de la Superliga, y dejó atrás la derrota sufrida en la fecha pasada ante Boca, que podría haberle dado la punta del campeonato.

Bruno Pittón, goleador del Ciclón en el torneo con cuatro conquistas, marcó el único gol del partido a los 4 minutos de juego.



La expulsión de Gerónimo Poblete a los 44 minutos hizo que el ganador afrontara todo el segundo tiempo con un hombre menos y que aguantara los embates del Taladro bien metido en su campo.

El equipo de Boedo cortó una racha negativa de dos derrotas consecutivas y quedó a dos puntos del líder, Boca Juniors. Banfield, por su parte, sigue complicado con los promedios.

Temprano, muy temprano, tanto por horario como por haber sido en el inicio del encuentro, los de Boedo sacaron ventaja. Un centro desde la derecha y un despeje corto hicieron que la pelota le cayera a Bruno Pittón en el otro costado. El lateral la paró con el pecho, la dejó picar y clavó un formidable zurdazo cruzado para abrir el marcador a los 4 minutos.



Era mejor el Ciclón en el inicio y tuvo algunas aproximaciones más, como la que a los 18 culminó con Fernando Belluschi definiendo alto cuando había quedado solo y de frente al arco.

El Taladro, fiel a su estilo, pretendía aprovechar algún contraataque. Estuvo a punto de lograrlo a los 38 cuando, tras un pelotazo largo, Julián Carranza la peinó para Junior Arias. El uruguayo se fue en velocidad y la pinchó por sobre la salida de Nicolás Navarro, pero la pelota salió ancha por el poste izquierdo.

Juan Antonio Pizzi decidió reemplazar la ausencia de Lucas Menossi, clave en el mediocampo por su doble función de colaborar en la marca y de ser el primer eslabón de la cadena creativa, con Juan Ramírez. Esa decisión de tinte netamente ofensivo provocó que Poblete quedara muchas veces solo en la contención, y lo terminó pagando caro porque a los 44 bajó a Nicolás Bertolo y vio su segunda tarjeta amarilla.

Con la obligación que le marcaba la desventaja y envalentonado por el hombre de más, el dueño de casa salió con todo a buscar el empate en el segundo período, pero le costaba ser profundo ante un conjunto azulgrana que se plantó bien atrás.

Hubo aproximaciones de unos y otros, aunque sin grandes riesgos para los arcos. A Banfield le costaba asumir un protagonismo al que no está acostumbrado y el Ciclón no lograba hacerse de la pelota para contraatacar.

Recién a los 33 Sergio Vittor lo tuvo con un violento tiro libre que fue directo a la posición de Navarro, quien retuvo en dos tiempos.

Los últimos minutos fueron una consecución de intentos desesperados del local, que chocó una y otra vez con la jerarquía de Navarro, aunque sin inquietarlo en demasía.

 

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente