El ex cantante de Tan Biónica pasó unos días en un Centro Adventista en Entre Ríos.



Luego de su internación en una posada de Entre Ríos, Chano Moreno Charpentier hizo su primera aparición pública. Y en diálogo con la prensa, se encargó de “aclarar” de qué se trató su estadía. “Porque vi que surgieron un par de cosas...”, lamentó, en diálogo con Intrusos, en referencia a los distintos rumores que surgieron sobre los motivos de su paso por el Centro Adventista de Vida San Puiggari, ubicado a 400 kilómetros de la vorágine de Buenos Aires.

“Es un lugar al que yo voy hace muchos años, siempre que tengo algún compromiso, algún espectáculo, algún lanzamiento -dijo el cantante, quien prepara un show en el teatro Vórterix el 18 de octubre-. (La posada) me ayuda a relajar y a estar en contacto conmigo mismo, y a armonizar con el universo”. Y dio detalles de la rutina que cumple cuando se encuentra allí: “Como, tomo mucha agua, corro 10 kilómetros diarios, hago actividad física de una hora, no como carne”.



Gracias a estos días que invirtió en el Centro Adventista, que fueron programados “hace un montón de tiempo”, se encuentra mejor: “(Estoy) muy bien, como me ves”, le dijo al cronista el ex líder de Tan Biónica, quien acaba de cumplir 38 años. Además, aseguró que “no es verdad” que dejó el lugar antes de tiempo, obligado por compromisos laborales. Y se permitió entonces hablar de sus adicciones, que enfrenta “desde hace 20 años”.

“(Estoy) trabajando día a día, siguiendo un camino que es de un día a la vez. No es un tema que me preocupe en este momento porque sino estaría tratándolo con mucho más rigor y estaría ocupándome de mí, en vez de ocuparme de mi disco”, dijo, y aclaró: "No me interné por ninguna sobredosis, ni nada”. En el mismo sentido, precisó que la posada no tiene restricciones en cuanto a las personas que buscan alojarse en ese centro. “Va gente de todo tipo, no solo van por el motivo que ustedes piensan, sino que también es una clínica que está copada para adelgazar, para bajar un cambio, para lo que se llama vida sana”.

Además, se refirió al confuso momento que protagonizó en la rambla de Barcelona: “En una serie de episodios desafortunados perdí el documento. Barcelona parece Argentina de tantos argentinos que hay. Ante la duda, lo que no quise es mandar a una persona presa a su país por dos años y que deporten a un inmigrante, no es mi estilo. Lo que pasó es que tenía mis documentos y dejé de tenerlos, pero de repente aparecieron”.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente