El Real Madrid sufrió para vencer al Granada (4-2) a pesar de tener una ventaja de tres goles al 61'



El Real Madrid venció este sábado por 4-2 al Granada en la octava jornada de la Liga de España, haciendo buena su condición de líder en solitario del campeonato y viviendo una cita casi tan irregular como en el anterior compromiso delante de su público, mitigando poco la desazón por el empate previo contra el Club Brujas en la Champions League.

Así, los pupilos de Zinédine Zidane defendieron con éxito su posición de honor en la tabla clasificatoria, ahora ocupándola con 18 puntos.



El conjunto merengue dominó el ritmo desde el principio y abrió el marcador mientras su adversario todavía se acoplaba sobre el césped del estadio Santiago Bernabéu. Ni dos minutos habían transcurrido del cronómetro cuando el ariete galo Karim Benzema puso el 1-0, remachando de cerca y por raso una fabulosa asistencia de Gareth Bale.

El extremo galés, en el pico derecho del área, efectuó un centro al segundo palo con el exterior de su pie izquierdo; ahí apareció el '9' blanco para anotar el octavo gol de su cuenta particular frente al Granada, que para redondear su mal arranque tuvo que sustituir de inmediato a Ángel Montoro tras un mal apoyo en un balón dividido.

El belga Eden Hazard tardó en entrar en calor, pero azuzó a la defensa de un Granada que optó por replegarse hasta el descanso. Su única opción de seguir con vida era mantenerse a un gol de distancia cuando llegase el intermedio, pero el Real Madrid se encargó de truncar ese pequeño sueño en el tiempo añadido.

Benzema forzó una pérdida de balón contraria en la línea de tres cuartos, llegándole la pelota a un Hazard que, con algo de suerte, se sacó un tiro mordido que sirvió para anotar de vaselina. Con un golazo, el belga parecía disipar los fantasmas de la reciente mala noche del Brujas.

Hazard, por fin, anotó su primer gol en Real Madrid.Hazard, por fin, anotó su primer gol en Real Madrid. Fuente: Reuters
Luka Modric colocó el 3-0 al regresar de vestuarios. El centrocampista croata había partido en el banco, pero saltó al campo cerca del descanso, sustituyendo al lesionado Kroos. Esa modificación otorgó vigor al ataque local, aunque igualmente desequilibró las líneas defensivas. Poco importó eso en el minuto 61, cuando el '10' merengue hizo el tercero con un derechazo fuerte, lejano y a la escuadra.

Golazo, ahora sí, sin discusión. Pero de inmediato el Real Madrid se enredó en sí mismo, ejemplificado por un error de Areola controlando un balón relativamente fácil. El portero francés calculó mal y Carlos Fernández le arrebató la pelota, siendo objeto de falta y por tanto de penal; éste fue aprovechado por Machís, con aplomo para recortar diferencias.

Los nervios del conjunto de Zidane volvieron instantáneamente, con Raphael Varane despejando de cabeza otro testarazo de Germán, como preludio de un córner que acabó en el 3-2. Su autor fue Domingos Duarte, muy atento en el segundo poste a la 'peinada' de cualquier compañero en el primer palo. La estrategia del técnico Diego Martínez dio sus frutos y provocaba un desenlace de infarto en un soleado día que al comienzo era plácido.

El guardaespaldas de siempre esta temporada en el Real Madrid, Benzema, tuvo en sus botas el 4-2 y la tranquilidad; sin embargo, el disparo del francés a pase de Álvaro Odriozola fue repelido por Rui Silva. Al contragolpe, con el Granada muy arriba y descosido por la urgencia de buscar el empate, sentenció James Rodríguez en una jugada similar en su origen por la derecha, remachando la diana del alivio.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente