El Granate lo ganaba, pero reaccionó el Canalla y empataron 1-1, en un encuentro correspondiente a la 9ª fecha de la Superliga.



Lanús y Rosario Central igualaron 1-1 en un encuentro disputado en el sur del conurbano bonaerense por la novena fecha de la Superliga. Fue un empate que les sirve de poco a ambos equipos, quienes buscan los tres puntos para alimentar sus objetivos en el torneo.

El Granate, que pretendía alcanzar a Boca y Argentinos, se puso en ventaja a través de José Sand, a los 11 del complemento. En La Fortaleza hubo fuegos artificiales y celebración, porque según los cálculos del club, el experimentado delantero correntino alcanzó a Luis Arrieta, el máximo goleador en la historia de Lanús con 120 goles. Sucede que hay estadísticas que sugieren que a Pepe aún le faltan un par de goles para llegar a esa cifra.



El Canalla, que buscaba ganar para salir de la zona de descenso, empató cinco minutos después del gol local, con un cabezazo de Matías Caruzzo y mantiene su invicto en el campeonato, aunque con una inédita racha de siete igualdades consecutivas.

En un contexto parejo, fue el equipo de Luis Zubeldía el equipo que mostró las mejores propuestas y el que más cerca estuvo de romper esa paridad en la primera mitad.

El granate lo tuvo al menos en dos ocasiones en los pies de Carlos Auzqui, en una chilena de Lautaro Valenti y en un intento de Lucas Vera desde media distancia. Central apenas complicó en el inicio con un arresto individual de Claudio Riaño.

Todo pudo cambiar a los 14, cuando José Sand le entró con violencia a Nahuel Molina, pero el árbitro Diego Abal ni siquiera amonestó al experimentado delantero correntino.



El complemento trajo la mayor cantidad de emociones: el gol de Lanús, producto de un balón recuperado de Lucas Vera, una posterior excelente conducción de Marcelino Moreno y una mejor definición de Sand, y el empate de Central, con un balón que peinó Caruzzo a la salida de un tiro libre.

El empate del Canalla llegó poco después de una dura infracción que Agustín Rossi, en su afán por despejar una pelota, le cometió a Diego Novaretti, quien sufrió un golpe de tal magnitud que tuvo que ser reemplazado. Abal, desacertadamente, prefirió no sancionar penal.

Lanús fue el que más cerca estuvo de desnivelar otra vez el resultado, pero Jeremías Ledesma le ahogó esa posibilidad con dos grandes atajadas ante un intento de Sand y un cabezazo de Facundo Quignón.

Sobre el final, Lautaro Acosta buscó el contacto con un defensor dentro del área rosarina y cayó en el césped. El Granate pidió penal, pero esta vez acertó Abal al ignorar esa solicitud, aunque Luis Zubeldía se mostró visiblemente insatisfecho y le reclamó airadamente por esa jugada al árbitr al finalizar el partido.

El empate dejó con sabor a poco a ambos, aunque si se hila muy fino, le convino un poco más a Lanús, que se sigue alejando de la zona baja de los Promedios, objetivo que se planteó al inicio de este campeonato.

 


Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente