El gobierno apunta a que el bono de $ 5.000 sea obligatorio

Control de crisis. Luego de la reunión del martes entre el gobierno, la CGT y las cámaras empresariales, en la que se acordó un bono de fin de año de $5000 para el sector privado, el Ejecutivo termina de definir los detalles del decreto que publicará en los próximas días: el ministro de Producción, Dante Sica, indicó que la intención del Ejecutivo es que el bono sea “obligatorio para todo el sector privado”, aunque, al mismo tiempo, advirtió que habrá “flexibilidad” con las empresas que no puedan pagarlo: desde la UIA señalaron que más de la mitad no está en condiciones de hacerlo. Mientras tanto, la CGT avisó que supedita el paro planeado para noviembre a la publicación del decreto.

“Tuvimos una muy buena reunión entre la CGT y lo sectores empresariales. La idea del bono es que sea compensatorio y no remunerativo en dos cuotas, en principio englobaría al sector privado. Hay una paritaria abierta en el sector público, así que hasta que el público no cierre sus paritarias, solo compete al sector privado”, detalló Sica ayer en declaraciones radiales. El pago del plus se cumpliría entre este mes y enero.

Los estatales están en plena negociación por la reapertura de paritarias, que en junio cerró en 15% en tres tramos: según indicó el titular de la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN), Andrés Rodríguez, la discusión incluiría ahora también la suma de un bono. El Ejecutivo dejó trascender que hay intenciones de garantizar uno similar al de los privados, en cuotas, pero no hay acuerdo aún respecto a cuándo, ni específicamente cuánto.

“Estamos haciendo la redacción del decreto. Va a haber una obligatoriedad pero con un marco flexible para que esto tenga impacto sobre el consumo. Vamos a hablar con el sistema financiero para ver si hay algún tipo de financiación de corto plazo para las empresas que no lo puedan pagar. Queremos trabajar sobre los casos particulares”, dijo también el ministro de Producción. La publicación del decreto demoraría unos días.

Es que la UIA ya advirtió que “6 de cada 10 empresas” no pueden hacer frente al pago de un plus y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que participó de la reunión del martes, comunicó que “para los pequeños y medianos comercios es inalcanzable”. El vicepresidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, dio indicios de cómo podría ser la “flexibilidad” de la que habló Sica: “Si no se puede pagar en dos cuotas, y se pueden pagar en 3 o en 4, se puede acordar en un marco de las negociaciones con los sectores de trabajadores y empresarios”, indicó el empresario. CAME también pidió negociar con los gremios planes de pago en más cuotas.

El anuncio del bono llegó antes de la reunión de hoy del Consejo Directivo de la CGT. La central gremial conducen Héctor Daer (Sanidad) y Luis Acuña (estacioneros), ya había preanunciado un paro para fines de noviembre y la convocatoria parecía inminente. Daer advirtió ayer que se suspendería: “Esperemos que el decreto salga en los términos que todos estamos esperando y seguramente no habrá una medida de fuerza”, dijo el líder sindical, que aseguró que el paro se iba a concretar “si no había respuesta a los reclamos”. Dependerá ahora de cómo sea redactado y publicado el decreto.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.