Enseñar en tiempos de Bolsonaro, el temor de los maestros en Brasil

Los acusan de adoctrinar alumnos y son filmados en clase por sus estudiantes: muchos profesores brasileños denuncian ataques a su libertad de enseñar y temen que la situación empeore cuando el ultraderechista Jair Bolsonaro asuma la presidencia.

Sus temores encuentran fundamento debido al fuerte apoyo que el presidente electo da al proyecto de ley “Escuela sin Partido”, cuyos críticos consideran como una especie de “ley mordaza”.

La propuesta, que se debate en el Congreso, ordena la publicación de una carta de seis puntos en todas las aulas, donde se recuerda a los maestros que no deben “usar sus cursos para promover sus preferencias ideológicas, religiosas, morales o políticas”. El proyecto establece que “los valores familiares deben prevalecer sobre la educación escolar con respecto a la educación moral, sexual y religiosa”.

Para Taliria Petrone, diputada por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL), este texto equivale a imponer “un solo pensamiento”, destinado a “mantener las desigualdades” históricas en Brasil.

“Es un intento de hacer de la escuela un lugar para capacitar mano de obra barata, no para estimular el pensamiento crítico, el pluralismo y la diversidad”, dijo la profesora de historia de 33 años.

Para Luana Fonseca, maestra de jardín en Río, las amenazas a la libertad de educación ya son visibles. “Ya estamos lidiando con una forma de autocensura, los maestros tienen miedo, y uno de mis colegas fue filmado en clase porque usó la palabra ideología”, explica. “Es complicado establecer un diálogo con los padres favorables a Bolsonaro, porque uno puede ser demandado en cualquier momento”, agrega.

A Miguel Nagib, fundador del Movimiento Escuela sin Partido, le indignó que un maestro de su hija comparara al Che Guevara con San Francisco de Asís. “Todo lo que defendemos ya está consagrado en las leyes vigentes en nuestro país. Respetamos plenamente la libertad de educación, sabiendo que no incluye la libertad para que el maestro haga propaganda política”, dijo. “Si un maestro habla sobre ‘ley mordaza’, él públicamente admite que se siente amordazado porque no puede hacer propaganda”.

El proyecto de ley está bloqueado en una comisión parlamentaria desde 2016. La votación se pospuso varias veces, con insultos en ambos lados.

Pero la elección de Bolsonaro podría cambiar la situación. Su partido logró una bancada sólida en las elecciones. En su programa oficial de gobierno, abogó por enseñar “sin adoctrinamiento ni sexualización temprana”.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.