El rescate del niño de dos años que el domingo pasado cayó en un pozo en la localidad malagueña de Totalán, España, avanza lentamente y con dificultades ya que los ingenieros se toparon hoy con un nuevo obstáculo al complicarse el acceso al terreno de las perforadoras que utilizarán para realizar los túneles para llegar hasta Julen.

Debido a su peso - 75 toneladas-, las maquinas perforadoras no podían subir la cuesta de acceso a la finca, lo que obligó a los operarios a realizar trabajos para aplanar el terreno. Estaba previsto que las labores de perforación comenzaran a primer hora de la tarde, pero este nuevo escollo puede haber retrasado el operativo.

Te puede interesar | Buscan por quinto día a Julen, el niño que cayó a un pozo en España

La previsión era que al mediodía las excavadoras finalizaran la plataforma -situada a 30 metros de profundidad- desde donde la tuneladora debe iniciar la perforación del primer túnel paralelo al pozo de más de 100 metros de profundidad y apenas 25 centímetros de ancho en el que cayó Julen.

El primer plan era realizar un túnel horizontal y otro vertical, pero debido a la complejidad del terreno -especialmente el deslizamiento de tierras- se decidió hacer dos perforaciones verticales para tener más posibilidades de llegar al niño, según explicó Ángel García, representante del Colegio de Ingenieros y Caminos de Málaga y una de las personas que coordina el operativo de rescate.

Los participantes en el operativo de rescate mantienen la esperanza de hallar con vida a Julen y por eso aseguran que trabajan con “muchísima delicadeza”, según explicó un rescatista al diario malagueño “Sur”. Unas 300 personas trabajan sin descanso en el rescate, que se complicó por la inestabilidad del terreno y ahora también se enfrenta a una amenaza de lluvia.

Te puede interesar | Encuentran pelo del niño atrapado en un pozo en España

Mientras los rescatistas trabajan contra reloj y haciendo frente a todo tipo de obstáculos, en las redes sociales los ciudadanos se volcaron con muestras de solidaridad hacia la familia del niño de apenas 2 años. Bajo el “hashtag” #mimanoajulen, los internautas están colgando fotos y dibujos de manos en señal de ánimo.

Si bien los rescatistas no tienen ningún dato sobre la salud del niño, creen que existe la posibilidad de que debajo del tapón de tierra hallado en el pozo -a unos 73 metros de profundidad- exista una “bolsa de aire” que le permita al niño respirar.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente