Estados Unidos llamó ayer en la ONU a todos los países del mundo a unirse “a las fuerzas de la libertad” en apoyo del opositor Juan Guaidó en Venezuela, alentado por un apoyo europeo, mientras Caracas rechazó el ultimátum europeo de convocar elecciones en ocho días.

“Ahora es el momento para que cada nación elija de qué lado está. No más atrasos, no más juegos. O se está con las fuerzas de la libertad o en la liga de Maduro y su caos”, afirmó el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, en una sesión especial del Consejo de Seguridad sobre Venezuela. “Llegó la hora de apoyar al pueblo venezolano, reconocer al nuevo gobierno liderado por el presidente interino Guaidó y terminar con esta pesadilla. No hay excusas”, insistió en la ONU Pompeo. También fustigó al “Estado mafioso ilegítimo del expresidente Maduro” y llamó a todas las naciones a poner fin a sus transacciones financieras con el gobierno de Maduro.

No al ultimátum

Poco antes de la reunión, España, Portugal, Francia, Alemania y Gran Bretaña endurecieron el tono y lanzaron un ultimátum coordinado a Maduro, afirmando que reconocerán a Guaidó como “presidente” si no se convocan elecciones en ocho días.

La Unión Europea anunció por su lado que “tomará medidas” si no se realizan elecciones “en los próximos días”.

En la sesión, el canciller venezolano Jorge Arreaza criticó duramente a los países europeos.

“¿Pero Europa? ¿Ponerse a la cola de Estados Unidos? No tanto de los Estados Unidos, ¿del gobierno de Donald Trump? ¿Europa, dándonos ocho días de qué? ¿De dónde sacan ustedes que tienen potestad alguna para a un pueblo soberano darle plazos o ultimátums?”, preguntó Arreaza en el Consejo.

“Nadie nos va a dar a nosotros plazos, ni nos van a decir si se hacen elecciones o no” en Venezuela, afirmó Arreaza, que durante su largo discurso agitó varias veces la Carta de la ONU con una mano y una edición miniatura de la Constitución bolivariana con la otra.

Rusia denuncia injerencia

“Venezuela no supone una amenaza para la paz y la seguridad. En algún caso lo que representa una amenaza para la paz (...) es el intento de Washington de orquestar un golpe de Estado”, dijo en el Consejo el embajador permanente de Rusia Vassily Nebenzia, que denunció “una injerencia flagrante” (ver recuadro aparte).

El Reino Unido denunció por su parte en la sesión que “el socialismo de Maduro destruyó a todo el país”, mientras Perú lamentó “la ruptura del orden constitucional que ha dado lugar a una grave crisis”, y le ha llevado a acoger a 700.000 refugiados venezolanos.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente