El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, aprovechó la apertura del año judicial para realizar un balance de su gestión en el máximo tribunal del país y una autocrítica sobre la relación entre los magistrados y la sociedad.

"Los argentinos están perdiendo la confianza en el Poder Judicial, que es frágil, pero posible de recuperarla", reconoció Rosenkrantz delante de los ministros de la Corte, camaristas y magistrados de todo el país. "La legitimidad del organismo es esencial", recordó.

El titular del máximo tribunal insistió: "En la sociedad existe la sospecha de que servimos a intereses diferentes al derecho y por eso debemos demostrar que somos meros instrumentos de la ley".



"Todos los jueces debemos ser coherentes todo el tiempo en todos los actos. La Corte no tiene razón de existir si solo refleja las tensiones del momento", continuó Rosenkrantz.

El jefe de los supremos aprovechó para repasar algunas medidas que el máximo tribunal adoptó a partir de su designación: "La digitalización de los expedientes para lograr mayor eficiencias, que como efecto secundario generó la creación de una gigantesca base de datos, que contiene información empírica objetiva que permite evaluarnos. Es insuficiente, pero es muestra de nuestro compromiso".

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente