Mientras profundizan sus críticas al modelo económico, los dirigentes gremiales comienzan a militar mayoritariamente por la unidad del peronismo, con marcada preferencia por la candidatura de Alberto Fernández.



La Confederación General del Trabajo (CGT) lleva adelante este miércoles un nuevo paro nacional contra la gestión de Mauricio Macri, que se anticipa que será contundente ya que no funcionan ni colectivos, ni trenes ni subtes y que el cese de tareas alcanzará, además, a escuelas, hospitales, comercios y bancos, entre otros sectores.









La medida de fuerza, que no incluye movilización, es en rechazo a las políticas del Gobierno y cuenta con la adhesión de los gremios "combativos" de la CGT que se apartaron de la cúpula, los de las tres vertientes de la CTA, los que responden a partidos de izquierda y los movimientos sociales.

"Las imágenes van a mostrar la ciudad vacía porque los trabajadores en su conjunto coinciden en las razones de la convocatoria a este paro", anticipó Rodolfo Daer, secretario general del Sindicato de la Alimentación y hermano de uno de los actuales titulares de la CGT, Héctor Daer.

El denominado "triunvirato piquetero" que integran las organizaciones sociales que integran CTEP, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) instalaron desde este martes ollas populares en barrios del conurbano para manifestar su adhesión al paro, y harán lo propio hoy a las 10 en el Obelisco.

El Polo Obrero y el Frente de Lucha Piquetero harán cortes desde las 7 en el puente Pueyrredón, en el de La Noria, en Panamericana, Acceso Oeste y en el cruce de la avenida 9 de Julio y Corrientes.

[no-sidebar]

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente