En la final de la Copa disputada en República Checa, el Seleccionado le ganó 3-2 a Japón y gritó campeón por primera vez en su historia.



El seleccionado argentino de sóftbol hizo historia este domingo al consagrarse por primera vez campeón mundial en República Checa, tras dar vuelta la final contra Japón y ganar 3-2 en tiempo suplementario.

El equipo albiceleste se repuso de una desventaja de dos goles y terminó imponiéndose en un parejo y atractivo encuentro, que se resolvió en tres tiempos suplementarios.

Mariano Montero convirtió una carrera en el quinto período para descontar; Ladislao Malarczuk empató el pleito en el sexto y Manuel Godoy, en el tercer tiempo extra, selló la diferencia en favor del conjunto argentino, con Montero en la segunda base.

Argentina se coronó campeón en su décima participación mundialista, convirtiendose así en el quinto campeón mundial de la categoría, sumándose a Nueva Zelanda (7 títulos), Estados Unidos (5), Canadá (4) y Australia (1). Hasta este domingo, las mejores actuaciones nacionales habían sido los cuartos puestos de 2013 y 2017.

De esta manera, el equipo dirigido por Julio Gamarci cerró una campaña inolvidable, con 9 victorias y una sola derrota, precisamente ante Japón (4-8), en la etapa clasificatoria.

El plantel estuvo integrado por Nicolás Carril, Federico Eder, Gustavo Godoy, Manuel Godoy, Román Godoy, Ladislao Malarczuk, Huemul Mata, Pablo Migliavacca, Teo Migliavacca, Mariano Montero, Bruno Motroni, Gonzalo Ojeda, Federico Olheiser, Alan Peker, Juan Potolicchio, Gian Marcos Scialcomo y Juan Cruz Zara.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente