Eugenio Veppo, que la semana pasada atropelló y mató a la Agente de Tránsito Cinthia Choque y dejó malherido a Santiago Siciliano, fue procesado este lunes por la tarde con prisión preventiva, acusado del delito de "homicidio simple con dolo eventual". Por eso, Veppo seguirá preso en la cárcel de Ezeiza.

Además, la jueza Yamile Bernan le imputó el delito de lesiones gravísimas con dolo eventual, que tiene una pena de 3 a 10 años, y lo embargó por 5 millones de pesos. En el lugar donde murió Choque también estaba su compañero Santiago Siciliano, que sigue internado en estado grave en el Hospital Fernández.

La tragedia se produjo en la madrugada del domingo 8. Choque y Siciliano hacían un operativo de control de alcoholemia en Figueroa Alcorta y Tagle cuando fueron arrollados por Veppo, que se escapó y se entregó 14 horas después.

El viernes pasado se conocieron pericias que establecen que Veppo conducía a 132 kilómetros por hora, y que iba a 128 km/h cuando embistió a los agentes.

Para la jueza, que mantuvo la carátula de homicidio simple con dolo eventual, la velocidad, la fuga y las maniobras de zig zag que hacía Veppo son agravantes. Y aún resta el informe final toxicológico, que surgirá de la extracción de sangre que se le hizo al conductor cuando se entregó.

El primer test que se le efectuó a Veppo dio negativo. Es que desde el episodio hasta que se entregó pasaron 14 horas, un tiempo suficiente para que el alcoholímetro detecte si había bebido.

Sin embargo, José Luis Ferrari, quien hasta el jueves pasado fue el abogado de Veppo, reconoció que su entonces cliente le había dicho que estaba en un asado y había tomado dos copas de vino. Al mismo tiempo, una mujer que viajaba en el asiento trasero de VW Passat que manejaba Veppo, declaró que iba dormida porque había tomado alcohol, y que se despertó cuando sintió el golpe.

Veppo también le ocultó al abogado sus antecedentes penales. Tuvo una causa por amenazas, que terminó con una probation y 20 días de tareas comunitarias junto a su hermano. Y de acuerdo con lo declaró Ferrari también estuvo involucrado en una denuncia por resistencia a la autoridad el año pasado.

Luego trascendió que en febrero de este año un motociclista lo denunció por lesiones, ya que Veppo lo encerró y lo hizo chocar contra un portón. El damnificado, Miguel Nazareno Calvo, contó que después del incidente la actitud de Veppo fue agresiva e intimidante. Le dijo que era policía y quiso escaparse del lugar.

Ahora, la jueza seguirá evaluando las pericias y aún le resta indagar a Veppo, que trabajó como periodista en distintos medios de comunicación audiovisuales y hasta la semana pasada se despeñaba como asesor en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente