El economista de Bolsonaro: “Nunca quise desmerecer el Mercosur”

El futuro ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, pidió ayer disculpas por sus dichos sobre las relaciones bilaterales con la Argentina y el Mercosur, y sostuvo que su país está atravesado por problemas internos.

“El Mercosur no será prioridad”, había dicho Guedes en Río de Janeiro a periodistas en una conferencia de prensa sobre la política económica del gobierno del ultraderechista electo, Jair Bolsonaro. Aunque aclaró que el Brasil de Bolsonaro “no romperá ninguna relación comercial”, Guedes había calificado al bloque fundado por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay como una “prisión cognitiva” porque impide comerciar unilateralmente con otras regiones.

“Pido disculpas, fueron palabras en la noche de la elección y uno no sabe qué responder”, aseveró Guedes ayer en Río de Janeiro al diario La Nación. “No quise en ningún momento desmerecer a Argentina o al Mercosur, pero la verdad es que no es el foco en este momento porque lo son nuestros problemas internos”, añadió Guedes.

Guedes, titular de un fondo de inversión y doctor de la Universidad de Chicago, justificó sus declaraciones, que generaron preocupación en la región, en la “presión” de una periodista: “Ella hablaba ‘¿y Argentina?’ ‘¿y el Mercosur?’. Ahí sentí que no me dejaba aire y yo respondí que Argentina no es una prioridad y que el Mercosur no es una prioridad”, dijo a ese diario.

Luego aclaró lo que supuestamente había querido decir: “Nuestro principal problema hoy es el desequilibrio interno, el déficit fiscal. Entonces, nunca quise desmerecer el Mercosur y a la Argentina. Lo que quise decir es que hoy mi prioridad es el gasto público. Entonces, nada contra el Mercosur. Solo que no es una prioridad. Ese es nuestro recado para Argentina”, concluyó.

El lunes, ya el canciller Jorge Faurie y el embajador argentino en Brasil, Carlos Magariños, salieron a bajarle el tono a la polémica que se abrió por las declaraciones de Guedes.

Al ser consultado por el tema, el canciller argentino aseguró que Brasil está “recién empezando la transición” hacia la nueva gestión, y opinó que a Bolsonaro se lo conocerá “por las decisiones que tome, sin “prejuzgamientos”. Magariños, por su parte, aseguró que “de ninguna manera” imagina “el fin del Mercosur” y afirmó que no hubo gran preocupación por las declaraciones del futuro ministro de Hacienda de Brasil.

Mientras tanto, en el Ejecutivo argentino y en Cancillería dejaron abiertas las puertas a la posibilidad de que el primer encuentro entre el presidente Mauricio Macri y Bolsonaro se produzca durante la cumbre del G20 que se desarrollará entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre en Buenos Aires.

El lunes, el diputado Onyx Lorenzoni, futuro jefe de Gabinete de Bolsonaro, había anticipado que el primer viaje del presidente electo sería a Chile, y luego a Estados Unidos y a Israel, antes de asumir en enero. Ayer el presidente del Partido Social Liberal, Gustavo Bebianno, le restó importancia a esas declaraciones y aseguró que por ahora no hay nada definido en ese sentido: “Primero vamos a terminar de montar el equipo de transición, luego se definirán los nombres de los ministros y después el presidente verá para dónde y cuándo va”, explicó.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.