Estiman que en noviembre empezaría a bajar la inflación

Especialistas consultados por “Río Negro” anticiparon que la inflación de octubre será en un nivel elevado, entre el 4,7 % y el 5,3%, algo más baja que el 6,5% registrada en septiembre y estimaron que a partir de noviembre podría registrarse una baja en el aumento del costo de vida.

Los especialistas consideraron que los mayores efectos de la devaluación y el ajuste de las tarifas se dieron en agosto y septiembre y que con un índice un poco más bajo en los últimos dos meses del año la inflación terminará en 2018 en un nivel que oscilará entre el 45 y el 47%.

En ese sentido, Fausto Spotorno, economista jefe de la consultora Orlando Ferreres puntualizó que “la inflación de octubre va a ser algo más baja, nosotros consideramos que va a estar entre 4 y 5 por ciento”.

“Creemos que en noviembre, ya sin aumento de los precios regulados y con un tipo de cambio que se estima que va a seguir estable podría estar en 3% o algo más bajo inclusive”, resaltó. Con relación a fin de año, “calculamos que entre noviembre y diciembre va a estar alrededor del tres por ciento de promedio”, explicó.

A la vez, Spotorno detalló que la inflación anual estimada por esa consultora para todo 2018 se ubica entre el 46 y 47 por ciento.

Para Camilo Tiscornia, de la consultora Castiglioni, Tiscornia y Asociados, “la estimación en octubre es que la inflación va a seguir siendo elevada, en el orden del 4,7 por ciento mínimo, ya que en este mes hay efecto arrastre de septiembre”.

“También hay que considerar que se suma gas, el aumento de las prepagas y transporte. Ahora, habiéndose estabilizado un poco el tipo de cambio y no teniendo aumento de tarifas o precios regulados en noviembre y diciembre, va a favorecer notablemente para que la inflación se más baja que la que hemos tenido en estos últimos meses”, resaltó el economista.

Tiscornia puntualizó que la inflación tanto de noviembre como de diciembre se podría ubicar no más allá del 3% mensual de promedio, “pero hay algo de ajuste pendiente de algunos precios debido al fuerte salto que pegó el dólar entre fines de agosto y principios de septiembre, que es cuando se pasó de 30 a casi 40 pesos como está ahora”.

“La inflación de este año va a terminar en un piso del 45 %, muy elevada sin dudas, pero hay que tener en cuenta también que tuvimos una devaluación superior al 100% en un año”, enfatizó el economista.

Y con relación al próximo año el Tiscornia consideró que “si el dólar sigue en un sendero estable” y con subas de tarifas que van a ser mucho más acotadas “vamos a tener en 2019 una inflación bastante más baja y menores tasas de interés también”.

Por otro lado, Aldo Abram, economista de la Fundación Libertad y Progreso, señaló que “la inflación va a empezar a bajar y en este mes estará en un nivel cercano al 5%”. “La inflación anual podría estar en torno al 45%, que es una cifra altísima realmente”, expresó Abram.

Con respecto al próximo año, anticipó que “va a bajar sin dudas, pero no apuesto a que descienda en forma notable”.

“Pienso que la baja más importante de la inflación se va a dar en el primer semestre de 2019 y dudo que se mantenga esa tendencia para el segundo semestre, porque en la medida que se acerque un panorama electoral reñido como se presume que va a ser, sin dudas que habrá mayor presión sobre el tipo de cambio y eso afectará nuevamente a la inflación”, resaltó.

Por su parte la consultora Ecolatina anticipó que la inflación de 2018 se ubicará entre el 47 y 48%.

“En un escenario optimista, la suba de precios rondaría 3% mensual en el último bimestre del año, por lo que a pesar de la profundización de la recesión, la inflación tardaría en desacelerarse, acumulando 11% en el cuarto trimestre del año”, señaló la consultora.

El intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, los ex gobernadores bonaerenses Felipe Solá y Daniel Scioli, el ex secretario de Culto Guillermo Olivieri y el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, ayer durante la masiva misa frente a la basílica de Luján organizada por el frente sindical que lidera Hugo Moyano.

La Iglesia tuvo que hacer un difícil equilibrio en el marco de la pelea entre el gobierno y Moyano. La Pastoral Social tomó distancia y se aseguró que no hubiera oradores.

La ceremonia fue encabezada por e arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani. “El futuro de la Nación no está únicamente en manos de los dirigentes: está fundamentalmente en manos de nuestro pueblo”, dijo en su homilía.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.