La Iglesia acordó el “reemplazo gradual” de los aportes del Estado

En medio del debate por la separación del Estado y la Iglesia, la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) acordó hoy “el reemplazo gradual de los aportes del Estado por alternativas basadas en la solidaridad de las comunidades y de los fieles”, y conformó una comisión que trabajará en la creación de un fondo solidario, además de continuar en diálogo con el gobierno nacional para consensuar “diversas alternativas que facilitarán” el traspaso de una modalidad a la otra.

Así lo informó esta tarde la oficina de prensa de la CEA al término de cinco días de deliberaciones de los obispos de todo el país, que se reunieron en la casa de retiros El Cenáculo, de Pilar, encabezados por el titular del cuerpo y obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea.

“Los obispos reunidos en la 116° Asamblea Plenaria han confirmado aceptar el reemplazo gradual de los aportes del Estado (asignaciones a los obispados, becas para los seminaristas y parroquias de frontera), por alternativas basadas en la solidaridad de las comunidades y de los fieles, asumiendo el espíritu de las primeras comunidades cristianas, que ponían lo suyo en común (Hechos de los Apóstoles 2,44)”, dice el comunicado difundido hoy.

También podés leer: El Obispo de Neuquén a favor de la separación entre Iglesia y Estado

Según lo previsto este año, el aporte económico que el Estado le hace a la Iglesia asciende a unos 130 millones de pesos, cifra que representa solo el 7 por ciento del presupuesto total que maneja el Episcopado.

Asimismo, la CEA informó que se creó una comisión episcopal para el “sostenimiento de la misión evangelizadora de la Iglesia”, que trabajará en la “creación de un fondo solidario y la continuidad del diálogo con el gobierno nacional, consensuando diversas alternativas que facilitarán este reemplazo”.

De esta manera, queda confirmado por el plenario de obispos el cambio al actual sistema de sostenimiento de culto que la Iglesia venía estudiando hace meses en diálogo con el Estado nacional, bajo un estricto hermetismo.

En la última reunión de la comisión permanente, en agosto, los obispos recibieron un informe del grupo que integran representantes de la Jefatura de Gabinete, la Secretaría de Culto y la CEA que se estaba encargando de analizar alternativas al actual sistema.

También te puede interesar: Qué es la apostasía y por qué tanta gente está pensando en renunciar a la iglesia católica

Se acordó entonces seguir profundizando esas alternativas y estudiar propuestas, con “el fin de ir resignando de manera gradual las asignaciones que reciben los obispos de parte del Estado nacional”, según se informó en ese momento.

En las últimas semanas, la comisión ejecutiva del Episcopado convocó a los ecónomos de todas las diócesis argentinas, con quienes se analizó los futuros cambios en el sistema que viene estudiando una comisión integrada por el padre Guillermo Caride, Hernán San Juan y el contador Oscar Gómez, por parte de la CEA.

En marzo, el tema originó un caluroso debate cuando -en momentos en que se empezaba a instalar el tema de la legalización del aborto- el jefe de Gabinete, Marcos Peña, informó en el Congreso que el presupuesto destinado a la Iglesia católica en 2018 ascendía a 130 millones de pesos.

¿Qué es la apostasía?

Significa salida, rechazo, se usa en el ámbito religioso y es el abandono y el rechazo en la fe de Cristo. “Algunos lo viven de hecho, sin ningún trámite, pero después está el hecho formal en el que dejo aclarado que yo ya no pertenezco ni quiero ser miembro de la comunidad. Este trámite se puede hacer y se puede presentar en la diócesis donde la persona se haya bautizado. Tiene que ser un trámite personal, no es solo administrativo. Desde la semana pasada hemos recibido entre 40 a 50 solicitudes vía email y en persona pero lo ideal es que lo hagan de forma personal con la fecha exacta de su bautismo”, aseguró Croxatto.

Respecto al movimiento feminista, Croxatto afirma que en la Iglesia también se vienen viviendo cambios hace tiempo. “En las diócesis se van sumando muchas mujeres a los trabajos que antes eran sólo de hombres. El planteo del feminismo de equidad viene desde hace 500 años en la Iglesia, como el caso de Santa Teresa de Jesús, que vio toda su vida a su mamá encerrada, pariendo y pariendo y fue ahí que cuando entró al convento y fundó las Carmelitas lo primero que dijo fue que las Carmelitas deben ser autónomas y no deben tener injerencia del varón, todo inspirado en la historia de su madre”.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.