La Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositora, declaró ayer la ilegitimidad del presidente Nicolás Maduro a pocos días del inicio de su segundo mandato, mientras se intensifican las presiones internacionales para que se convoque nuevamente a elecciones en el país .

El desconocimiento de la legitimidad fue anunciado por el nuevo jefe del Congreso, Juan Guaidó, quien ratificó, durante en el inicio de sesiones, el repudio del cuerpo legislativo a las elecciones presidenciales de mayo pasado en las que el gobernante izquierdista logró la reelección, y dijo que el 10 de enero, cuando comienza un nuevo período presidencial, Maduro estará “usurpando” la presidencia.

En su discurso Guaidó, de 35 años, indicó que la Asamblea Nacional asumirá la creación de un órgano de transición para restituir el orden constitucional y para renovar y designar lo que llamó los “poderes usurpados”.

Luego de tres años de forcejear sin éxito con Maduro, la oposición aprovechó el inicio de sesiones del Congreso y la instalación de una nueva directiva para intensificar la confrontación contra Maduro, que en pocos días inicia su segundo mandato de seis años en medio de presiones y de una profunda crisis económica y social.

La instalación de la nueva directiva se da un día después del duro pronunciamiento que realizó el Grupo de Lima, que integran 14 países de la región, que pidió a Maduro que no asuma el 10 de enero el segundo mandato, y que transfiera el poder a la Asamblea Nacional hasta que se convoquen nuevas elecciones.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente