El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con el apoyo de sus Fuerzas Armadas, anunció ayer el rompimiento de relaciones con Estados Unidos, luego de que el gobierno de Donald Trump reconoció al jefe legislativo, Juan Guaidó, como presidente interino. “He decidido romper relaciones diplomáticas y políticas con el gobierno imperialista de los Estados Unidos. ¡Fuera! Se van de Venezuela. ¡Aquí hay dignidad carajo!”, dijo desde el balcón del Palacio de Miraflores el presidente socialista.

Ante una multitud de seguidores, Maduro, quien dio 72 horas a los diplomáticos estadounidenses para abandonar el país, calificó como “la mayor insensatez” la postura de Estados Unidos. “A Venezuela se respeta. Ni golpismo, ni intervencionismo”, manifestó.

Pocas horas antes, jurando con la mano en el pecho, Guaidó se proclamó como presidente interino de Venezuela frente a una multitud de seguidores en el este de Caracas, tras lo que fue reconocido por Estados Unidos y varios países de América Latina.

“Juro asumir formalmente las competencias del Ejecutivo nacional como el presidente encargado de Venezuela para lograr el cese de la usurpación, un gobierno de transición y tener elecciones libres”, dijo desde la tarima.

Ingeniero de 35 años que asumió la jefatura del Parlamento –de mayoría opositora– el 5 de enero, Guaidó dijo estar facultado por la Constitución. “Hoy doy el paso con ustedes, entendiendo que estamos en dictadura”, dijo, enardeciendo a la gente.

Trump fue el primero en reconocerlo “oficialmente” y un funcionario de su gobierno advirtió que “todas las opciones están sobre la mesa” para considerar medidas si Maduro responde “con violencia”.

Macri respalda

En sintonía con la decisión de la mayoría de los países de la región, Mauricio Macri también reconoció a Juan Guaidó como presidente “encargado” de Venezuela al tiempo que anticipó que “apoyará todos los esfuerzos de reconstrucción de la democracia venezolana”.

De esta manera, la Argentina se suma a la lista de países que también respaldaron al líder de la Asamblea Nacional como Brasil, Chile, Colombia, Perú y Paraguay. A través de su cuenta en redes sociales, el presidente expresó: “Confiamos, como los demás países del Grupo de Lima, que la decisión de la Asamblea y de su presidente conduzca al restablecimiento de la democracia a través de elecciones libres y transparentes, con plena vigencia de la Constitución y la participación de líderes de la oposición”.

México, por su parte, mantiene su reconocimiento a Maduro, en tanto que la Unión Europea dijo seguir “muy de cerca” la situación en Venezuela.

Estados Unidos, Canadá, la UE y gran parte de América Latina ya habían considerado “ilegítimo” el segundo mandato que inició Maduro el 10 de enero, por considerar que fue reelegido en mayo en unos comicios fraudulentos.

Poco antes de la autoproclamación de Guaidó, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ, de línea oficialista) ordenó a la fiscalía investigar penalmente a los integrantes del Parlamento, al acusarlo de usurpar las funciones de Maduro.

Al concluir su discurso, periodistas en la tarima le preguntaron a Guaidó si temía que lo detuvieran: “No, temo por nuestra gente que la está pasando muy mal”, respondió.

Las manifestaciones ocurren en medio de la peor crisis en la historia moderna del país petrolero, que sufre escasez de alimentos y medicinas y una hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% para el 2019. Según la ONU, 2,3 millones de venezolanos han emigrado desde el 2015.

Marchas y amnistía

La marchas, primer gran pulso en las calles desde las protestas que dejaron unos 125 muertos en el 2017, coinciden con el 61º aniversario de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

En Bolívar fue quemada una estatua del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013).

Aunque la Justicia lo declaró en desacato y anula todas sus decisiones desde el 2016, el Parlamento, que considera a Maduro “usurpador”, aprobó el martes dar amnistía a los militares que colaboren con un gobierno de transición. Guaidó anunció que la oposición se está preparando para hacer marcha en la primera semana de febrero. “Ojalá esa familia militar se ponga del lado de esta Constitución”, manifestó, al anunciar que la ley de amnistía se imprimirá el fin de semana.

Para el jefe legislativo, la fugaz sublevación de 27 militares el lunes demuestra que los llamados a los militares están teniendo eco.

Si bien la Fuerza Armada dice estar unida, según la oenegé Control Ciudadano unos 180 efectivos fueron detenidos en el 2018 acusados de conspirar, unos 10.000 militares pidieron la baja desde el 2015 y más de 4.000 desertaron de la Guardia Nacional en el 2018.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente