Se definió tras el encuentro entre Peña, Vidal, Frigerio y Larreta con los radicales.



Acuerdo de precios -sin el término congelamiento-, la aplicación de herramientas de la Ley de Defensa de la Competencia para elevar los controles, créditos y descuentos para beneficiarios de la ANSeS, una atenuación de las subas de los servicios públicos y beneficios para las pymes. Esos ejes formaron parte de la discusión durante más de dos horas y media entre referentes macristas y radicales en la Casa Rosada y serán parte central del amplio paquete que anunciará el propio Mauricio Macri el miércoles, con el objetivo de impulsar el consumo y contener la inflación en la decisiva etapa de la campaña en la que buscará su reelección.

De ese modo el Gobierno cumplió con un insistente reclamo de los referentes del radicalismo, al menos en su primer paso: los tres gobernadores del partido se metieron en la preparación de las medidas, presentaron propuestas y conocieron de primera mano los planes oficiales para intentar salir de la crisis. Fue en el despacho de Marcos Peña. Alfredo Cornejo, Gerardo Morales y Gustavo Valdés asistieron con sus pares macristas María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. Con el jefe de Gabinete los esperaban Rogelio Frigerio y María Eugenia Vidal.

“El Gobierno está receptivo a los pedidos de los gobernadores, no sólo los radicales”, aseguró Cornejo al salir de la Casa Rosada. “Nunca hablamos de congelamiento de precios, sino de acuerdo”, agregó alineado con la contramarcha semántica del macrismo para evitar que se interpretara como una medida “intempestiva”. El mendocino se fue rápido porque habían acordado que Peña oficiara como vocero en una conferencia, aunque dejó el mensaje: parte de las propuestas habían sido tomadas.

"Las comunicará el Presidente la semana que viene”, esquivó Peña en línea con el hermetismo que instruyó a los asistentes. Será el miércoles, un día después de la difusión de la inflación de marzo -superaría el 4%, según adelantó Nicolás Dujovne- por parte del INDEC. El jefe de Gabinete insistió en que los anuncios procurarán una reactivación “lo más rápido posible” sin salir de la ortodoxia (“en el marco de las reglas vigentes y de las mejores prácticas mundiales”) y dentro del corsé de la reducción del déficit acordada con el FMI: “Todo lo que se pueda hacer dentro de los acuerdos son herramientas útiles y necesarias”. En estos días quedaron de manifiesto tensiones internas por el control de precios entendido como imposición y por los márgenes para cumplir con el Fondo Monetario. Dujovne estuvo al tanto de la reunión desde Washington.

“Tomaron muchas propuestas nuestras, otras venía trabajando el propio Gobierno. Va a ser amplio, puede ser una inflexión, y hay que seguir trabajando en esta línea”, resumió a Clarín uno de los radicales. Coincidieron con fuentes macristas en dejar trascender que hubo buen clima, aunque también momentos de tensión y discusiones al confrontar datos.

El paquete incluirá el relanzamiento de los créditos ANSeS, descuentos en alimentos, medicamentos y corralones para los beneficiarios de ese organismo, un alivio al impacto de las tarifas con aplanamientos como los ya implementados con el gas y también habrá beneficios para las pymes, confirmaron anoche a este diario.

De la primera parte de la reunión participaron también Miguel Braun -viceministro de Hacienda-, Gustavo Lopetegui -secretario de Energía-, Leandro Cuccioli -titular de la AFIP- y Nicolás Gadano -Banco Central-, entre otros funcionarios, para discutir en términos más técnicos la viabilidad de cada iniciativa. Luego siguieron los cinco gobernadores con Peña y Frigerio.

Resultó sugestiva la ausencia de Dante Sica, el ministro de Producción que había puesto a disposición su renuncia en el encuentro anterior: fue a un evento por los 100 años de la OIT en la Usina del Arte. “Estuvo a la mañana en reuniones preparatorias”, lo excusó Peña. En su lugar fue Ignacio Pérez Riva, jefe de Gabinete de Producción. Macri estaba a unos metros, en su despacho, aunque no pasó a saludar. “Mejor, iba a quedar enganchado en algunas discusiones”, consideró un radical. Otro dato llamativo: el Presidente almorzó con Martín Lousteau, que se fue de la Casa Rosada justo cuando arrancaba la reunión.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente