Los habitantes de Río Negro eligen entre los postulantes a gobernador de Cambiemos y del peronismo o superar la grieta y votar por una tercera opción para que la alianza local de Juntos Somos Río Negro, continúe al frente de la provincia del norte de la Patagonia.

Más de medio millón de rionegrinos tendrán la posibilidad de participar de las elecciones para elegir gobernador y vice, además de 46 legisladores provinciales, en los comicios que se desarrollarán este domingo 7 de abril, entre las 8 y las 18.

El oficialista Juntos Somos Río Negro pretende mantenerse en el poder otros cuatro años, aunque en las últimas semanas debió resolver sobre la marcha el nombre de sus postulantes, luego de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación derribara la posibilidad de que Alberto Weretilneck aspire a un nuevo mandato.



Weretilneck había llegado al gobierno de Río Negro como vicegobernador del peronista Carlos Soria, que en 2011 desalojó a la UCR, que gobernaba la provincia sin interrupciones desde 1983.

Sin embargo, en las primeras horas del año nuevo de 2012, Soria fue asesinado por su esposa en su casa de la ciudad de General Roca y el poder quedó en manos de Weretilneck.



El dirigente, oriundo de la ciudad de Cipolletti, fue acumulando poder rodeado de peronistas y de algunos radicales, y obtuvo la reelección en 2015 derrotando por una amplia diferencia al senador justicialista Miguel Angel Pichetto.

En los primeros meses de 2019 Weretilneck lanzó su reelección, que fue cuestionada tanto por Cambiemos como por el peronismo.

En un primer momento, el Tribunal Electoral rionegrino le dio la derecha al mandatario, pero el Supremo Tribunal de Justicia de la Nación consideró que se estaba vulnerando el mandato de la Constitución provincial y rechazó la posibilidad de una nueva candidatura.

En lugar de posponer los comicios, como sí lo hizo el gobernador de La Rioja, el peronista Sergio Casas sobre quien la Corte Suprema falló de igual modo, Weretilneck resolvió mantener la fecha y ubicar a su compañera de fórmula en su lugar.

Así, de un día para el otro, la ministra de Turismo y Cultura de la provincia, Arabel Carreras, pasó a encabezar el binomio de la alianza Juntos Somos Río Negro, secundada por el legislador provincial, y ex ministro de Economía de Carlos Soria, Alejandro Palmieri.

El oficialismo logró el respaldo de un sector del radicalismo que no integra Cambiemos, así como de un grupo de dirigentes del peronismo muy enfrentados con el intendente de General Roca, y postulante por el Frente para la Victoria, Martín Soria.

Soria, abrazado al kirchnerismo, es hermano de la diputada nacional María Emilia Soria, única integrante del Frente para la Victoria en la Cámara baja que votó a favor del desafuero del ex ministro de Planificación, hoy preso por delitos de corrupción, Julio De Vido.

La compañera de fórmula de Soria es la senadora nacional Magdalena Odarda, quien ingresó a la Cámara alta como parte del ARI-Coalición Cívica, pero pronto se alejó del partido fundado por Elisa Carrió y hoy se encuentra muy cerca del bloque kirchnerista de Unidad Ciudadana.

En tanto, Cambiemos resolvió su disputa interna favoreciendo a la diputada nacional radical Lorena Matzen, en detrimento de su compañero de bancada, el macrista Sergio Wisky.

Matzen, quien fue funcionaria del último gobernador de la UCR, Miguel Saiz, uno de los fundadores del radicalismo K, eligió como compañera de fórmula a Flavia Boschi, una joven empresaria gastronómica de Cipolletti, militante de PRO.

Además de estas tres fórmulas, los rionegrinos podrán elegir por los postulantes del Frente de Izquierda y los Trabajadores, Norma Dardik y Facundo Britos; el Partido de Unidad y Libertad, Rubén Yahuar y Roberto Ruiz; el Movimiento Socialista de los Trabajadores, Jorge Paulic y Javier Sánchez; y el Movimiento al Socialismo, Aurelio Vázquez y María Laura Gavuzzo.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente