El Matador venció a Atlético Tucumán por 1 a 0 como visitante y cerró la serie a su favor con global de 6-0.



Después de la abultada victoria en la ida por 5-0, Tigre finalizó esta noche el trámite ante Atlético Tucumán con un triunfo 1-0, en el estadio José Fierro, y se clasificó a la final de la Copa Superliga.

Con el tanto conseguido por el uruguayo Hugo Silveira, el Matador, que jugará la próxima temporada en la B Nacional, terminó su gran tarea en la serie frente a un descontrolado Atlético, que finalizó con nueve hombres por las expulsiones de Rodrigo Aliendro y Yonathan Cabral.



El rival de Tigre en la final se conocerá mañana entre Boca Juniors y Argentinos Juniors, que en la ida empataron 0-0.

A los 14 de la etapa inicial, el local tuvo su primera chance de peligro, con un disparo de Aliendro desde la puerta del área que pegó en el poste derecho de Marinelli. Cuatro más tarde, Díaz envió un centro desde la derecha y cabeceó Toledo apenas afuera.

Atlético sufrió antes de la media hora la expulsión de Aliendro, quien vio la roja por insultar al árbitro Delfino.

Luego, en 39, Cabral se ganó la segunda tarjeta amarilla por protestar y también se fue antes a las duchas.

En el complemento, Atlético estuvo desarticulado y Tigre acertó una contra con un cabezazo del ingresado uruguayo Silveira para definir la historia, en 17 minutos.

El partido se terminó en ese momento y Tigre manejó el trámite, e incluso reservó jugadores para la final.

La gente de Atlético reconoció el esfuerzo del plantel y ovacionó al entrenador Ricardo Zielinski, quien se encamina a continuar en su cargo.

El encuentro estuvo demorado unos minutos luego por una agresión que recibió el juez de línea de parte de los plateístas tucumanos.

Tigre lo ganó bien y es un justo finalista por lo hecho en el global de la serie, pero sobre todo, desde que llegó Néstor Gorosito, quien lo invita a soñar.

 

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente