Es la pena máxima para el delito de enriquecimiento ilícito, por el que se lo juzgaba hace un año. Absolvieron a la monja Celia Inés Aparicio



José López, el hombre que revoleó bolsos con US$9 millones, fue condenado hoy a seis años de prisión por enriquecimiento ilícito, la pena máxima para ese delito, y continuará detenido. Traje oscuro con corbata roja, cruzado de manos y masticando un caramelo, el exfuncionario kirchnerista escuchó la sentencia con la vista fija sobre la pantalla gigante que se montó en Comodoro Py.

El Tribunal Oral Federal (TOF) N°1 entendió que López no puede justificar de ninguna manera el aumento de su patrimonio mientras era funcionario público, enriquecimiento que esconde -según el fiscal- "dinero espurio provenientes de actos de corrupción". El tribunal ordenó el decomiso de la plata, que será donada a los hospitales de niños Garrahan y Ricardo Gutiérrez. También de su casa de Tigre, donde había escondido el dinero.



Los jueces Ricardo Basílico, José Michilini y Adrián Grünberg le dictaron, además, la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos y le aplicaron una multa del 60% de su enriquecimiento, que López deberá pagar de su bolsillo. La condena del tribunal dejará al exfuncionario en prisión por varios años más, a pesar de que ya cumplió tres años con prisión preventiva.

López fue el único de los acusados que quedó detenido. Su mujer, Amalia Díaz, fue sentenciada a dos años de prisión como partícipe secundaria del enriquecimiento ilícito, pero la condena quedó en suspenso. La esposa del exfuncionario también deberá pagar una multa del 25% del enriquecimiento.

Por último, el tribunal condenó a los empresarios Andrés Galera y Eduardo Gutiérrez a dos años y medio de prisión (también en suspenso) al considerarlos partícipes necesarios del enriquecimiento por haber puesto a nombre suyo las propiedades que habitaba López y su familia. Los empresarios Carlos Gianni y Marcos Marconi fueron sobreseídos, como la monja Inés Aparicio, quien recibió los bolsos de López en el convento.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente