El tenista oriundo de Río Cuarto, que desde la próxima semana volverá a ser número uno del mundo, se impuso en la definición por 6-1 y 6-3 ante Gordon Reid.



El argentino Gustavo Fernández sigue haciendo historia grande dentro del tenis adaptado. El oriundo de Río Cuarto, Córdoba, actual número dos del mundo, se impuso por 6-1 y 6-3 ante el británico Gordon Reid en la final de Roland Garros y recuperó el número uno del mundo.

El hijo del Lobito Fernández, ex gloria de La Liga Nacional de Básquet, necesitó una hora y 10 minutos para quedarse con su segunda corona en Bois de Boulogne. El cordobés había ganado el título en 2016 y caído en las finales de 2017 (ante el británico Alfie Hewett) y 2018 (contra el japonés Shingo Kunieda).

El tenista de 25, además de vencer a Reid, actual octava raqueta del planeta, dejó en el camino al al británico Alfie Hewett (5 del mundo) por 6-1 y 6-2 y al sueco Stefan Olsson (6° en el ranking ITF).

Este es su cuarto trofeo de campeón en el nivel de Grand Slam, debido a que antes conquistó el Abierto de Australia en 2017 y 2019 y Roland Garros en 2016. Esta fue la décima final de torneos grandes que disputó.

Con este resultado, Fernández superó a Shingo Kunieda y recuperó el puesto número uno.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente