El Presidente desembarcó en la ciudad y aludió al reciente arresto del gremialista y empresario Herme Juárez.



El presidente Mauricio Macri encabezó este lunes a Rosario el primer acto en la semana de cierre de campaña antes de las elecciones del domingo. “Vamos a hacer una verdadera revolución en este país. Una revolución de trabajo, de oportunidades”, aseguró.

Apegado a las mismas consignas con las que se publicita su precandidatura en redes sociales, el líder del frente Juntos por el Cambio ingresó micrófono en mano a un pequeño escenario montado en el estadio cubierto del club Banco Nación y le dijo al público: “Tenemos que poder imaginar lo que vamos a hacer con un poco de viento a favor y sobre estas bases que ya construimos”.



“Tenemos una propuesta por la que estamos jugados. Vamos a seguir dando batalla contra las mafias”, sostuvo el jefe de Estado en otro tramo del discurso que duró unos 15 minutos. Auque no lo mencionó en forma explícita, aludió al reciente arresto del sindicalista y empresario Herme Juárez, sobre quien comentó: “Hay gente que se creyó que era dueña de los puertos de Rosario y que podía hacer cualquier cosa”.

Macri usó parte de su tiempo en el escenario de 360 grados para hacer hincapíé en la política del Gobierno nacional para combatir al narcotráfico y trazó una comparación con las administraciones kirchneristas. “Había un discurso que decía que este era un país de paso y no teníamos problemas con la droga”, dijo a la hora de ponderar las condenas a “Los Monos” y a otras bandas vinculadas a ese negocio.

Por otra parte, el Presidente le dijo a los presentes que la actual elección los tiene que “llenar de esperanza para la segunda etapa”. A su vez reconoció que “hay angustia, sobre todo desde abril del año pasado” y “muchas dificultades para muchos argentinos. Sin embargo, sentenció: “Todo lo que hemos hecho no es en vano. Estamos creando bases para crecer y desarrollarse”.

El cierre de cara a las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (Paso) del 11 de agosto fue parte de una estrategia similar a la que desplegó hace cuatro años en vísperas del balotaje. En aquella oportunidad, en cambio, el entonces jefe de Gobierno porteño convocó a militantes y funcionarios a un encuentro en el Club Atalaya de la zona sur.

“La capacidad del club Banco Nación se ha completado, fue enorme la cantidad de personas que se inscribieron para asistir y que quedaron afuera”, aseguró por la mañana el concejal Carlos Cardozo, sobre el esquema implementado por la seguridad presidencial que requirió de inscripción previa de los asistentes.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente