El conjunto Culé le ganó por 4-0 al de Ocampos y Banega y quedó como escolta del Real Madrid en la Liga Española.



El Sevilla complicaba al Barcelona en el Camp Nou, pero se quedó y el equipo conducido por el argentino Lionel Messi pisó el acelerador y en una ráfaga de ocho minutos aparecieron Suárez, Vidal y Dembélé para darle la victoria parcial al local que de esta forma se pone a dos puntos del Real Madrid en La Liga de España.



A los 27 minutos Semedo desbordó por izquierda, tiró un certero centro y el uruguayo de chilena y con la zurda estampó el 1 a 0.

Apenas cuatro minutos después Arturo Vidal desvió un remate desde la izquierda y, a instancias del Var, marcó el 2 a 0 ante un Sevilla que se mostraba desorientado por lo que pasaba.

Cuando todavía no se habían acomodado, los de Valverde recuperaron una pelota en propio terreno del Sevilla. La tomó Dembélé, entró al área y tras hacer pasar al defensor con un amague, definió cruzado y marcó el 3 a 0.

Fueron ocho minutos de gloria para el Barcelona y de pesadilla para el Sevilla. A partir de allí, el partido se disputó más en la mitad de la cancha. Los de Banega y compañía buscaron hacer pie y evitar así que la goleada fuera aún mayor.

Lopetegui deberá replantear el esquema seguido si quiere dar el batacazo en el complemento.

En el segundo tiempo, Barcelona se dedicó a cuidar el resultado y tratar de ampliar la diferencia cuando pudo. Sin embargo, el Sevilla nunca inquietó en sobremanera el arco de Ter Stegen.





Con el correr de los minutos, el local fue monopolizando el manejo de la pelota y atacó cada vez con mayor frecuencia.

Sobre los 32 minutos del complemento, se encendieron los flashes de las cámaras porque Líonel Messi tenía un tiro libre de peligro. Y no decepcionó. Con un exquisito remate por encima de la barrera, la Pulga cerró la goleada marcando el primero para él en la presente temporada.

No hubo tiempo para más que un cruce entre jugadores del Barcelona y el histriónico y siempre polémico árbitro Mateu Lahoz que expulsó al defensor Ronald por un supuesto agarrón sobre "Chicharito" Hernández y en la misma jugada también le mostró la roja a Dembélé y una amarilla a Sergio Busquets, ambos por protestar.

Fue una contundente victoria para el equipo de Messi y compañía que se puso a dos puntos del Real Madrid y mira con mayor optimismo al futuro tras un arranque de temporada dubitativo.

Por su parte el equipo de Banega y Ocampos, que quedó en la sexta posición y a cinco puntos del Merengue, deberá mejorar si quiere meterse en puestos de Champions, aunque aún resta mucho por jugar.



Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente