Para el Gobierno “se tienen que terminar las internas y las diferencias públicas”

En la mesa que aconseja al Presidente hay rumores de desconfianza en la oposición.



En el G-7 que asesora al presidente Maurio Macri ante las decisiones económicas que deberá enfrentar la Argentina, desconfían de la oposición en vísperas de la campaña electoral y creen que las medidas para bajar el déficit hay que explicarlas de forma directa a la gente.

Para algunos funcionarios cercanos al Presidente “el peronismo ya ve cerca el 2019 y aseguran que “nos va a jugar mal”. Por lo que reconsiderarían la convocatoria a la oposición a un gran acuerdo nacional para compartir el costo que implicaría la reducción del déficit fiscal que requiere el Fondo Monetario Internacional.

A pesar de la buena predisposición que mostraron algunos gobernadores del PJ (Partido Justicialista) en declaraciones públicas, desde el Gobierno no creen que las negociaciones sean fáciles ya que no todos aceptarían reducir los gastos de sus provincias. “Van a acariciarnos la espalda y después van a hacer lo que hicieron con lo de las tarifas“, fue la primera conclusión a la que llegaron los integrantes de la mesa, según pudo saber Clarín.

Entre los que desconfían de los gobernadores se ubican el jefe de Gabinete Marcos Peña, la bonaerense María Eugenia Vidal y las dos espadas radicales, el jujeño Gerardo Morales y el ex jefe radical Ernesto Sanz, así lo indicó el periodista Ignacio Ortelli.

Dentro del peronismo que dialoga con el Gobierno, hay quienes sienten que “se abrió una ventana” de cara a la presidencial del año próximo. “Con esta crisis nos vieron débiles y van a jugarse una ficha”, apuntan en ese sector del G-7. “Hay que hablar de cara a la sociedad: plantear los objetivos, los desafíos, cómo va a ser el camino y decir hacia dónde vamos. Nuestro capital sigue siendo el apoyo de la gente que creyó en un cambio y que no quiere el pasado”, sostienen.

Sin embargo, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, consideran que hay dentro de los gobernadores del PJ y entre legisladores de la oposición, incluso alineados con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, “dirigentes confiables con los que se puede conversar y alcanzar acuerdos, siempre que sean razonables”.

Una de las medidas compartida por la mayoría, implica la reducción de ministerios. Actualmente son 20 y cerca de Mauricio Macri entienden que reducir el gasto político es clave y le daría la confianza al Presidente para pedir un esfuerzo similar a los gobernadores. No obstante, por ahora, en plena negociación con el FMI, están descartados los cambios.

Con este escenario, la mesa que aconseja al Presidente acordó enviar un mensaje a sus integrantes: se tienen que terminar las internas y las diferencias públicas. Entienden que en la corrida cambiaria influyó en parte la desconfianza que se vislumbra entre todos los actores.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.